Skip to content

The Last Picture Show

Miércoles, mayo 2, 2007

Durante los meses en los que el Gabinete ha languidecido, un servidor no ha permanecido virtualmente inactivo del todo. El Flickrzito ha continuado registrando mis merodeos por los Fríos Exteriores y mis hasta ahora frecuentes y secretas visitas al mundo de los humanos. Allá por el verano comencé un trabajo de campo, de tintes Ameliescos, que me gustaría se convirtiera en comunitario y cooperativo. Es por eso que, una vez resucitado, lo rescato para presentárselo a ustedes.

Se trata de recoger instantáneas de cines fenecidos o en vías de extinción. Porque la especie entera está en peligro. Primero cayeron los cines de doble sesión, los de barrio, donde tantas tardes habremos echado. Luego los del centro, los magnificentes, los palacios, bajo el yugo de las cadenas de moda y las flechas de las multisalas comerciales: En Gallardongrado, el último coloso en morder el polvo ha sido el Avenida, en la Gran Vía de los estrenos; en Modernona, el París, ese insólito, incomprensible y, hasta ahora, irreductible cine en mitad del Portal de L’Angel. Sí, ya sé. Condicionantes del mercado, análisis coste-beneficio, piratería. Los tiempos que corren. Comprensible, irreprochable. Pero saberlo no me ahorra un gramo de nostalgia ni me deja de causar una inaprensible tristeza. Como Bogdanovich.

Los cines que pueblan mi memoria son esos lugares de olvidado nombre donde me aterrorizaba saber que pronto a Bruce Banner le vendría pequeña la camisa, donde me absorbían los vectores de Tron, donde el otro Spiderman se lanzaba suicida contra la pantalla, pero también donde la chica de la butaca contigua se sacudía entera cuando Vincent le clavaba una enorme aguja a Mia.

Sé que no soy especial, que a todos nos hermanan semejantes recuerdos, esa sensación de falta. Que cada vez que un cine perece, alguien nos esconde esos instantes en un desván sin avisarnos. Por ello quiero invitarles a unirse a La Última Película, un grupo de Flickr al que pueden enviar sus fotografías de cines que ya no existen como tales o en proceso de demolición, y que compartan sus retratos y memorias con nosotros, para así poder regalarles la despedida que se merecen. Esa será su última sesión.

(PD: Si no tienen cuenta en Flickr, siempre pueden hacérmelas llegar; yo las subiré en su nombre de mil amores.)

2 comentarios leave one →
  1. Jueves, mayo 3, 2007 12:28 pm

    llevo unos cuantos meses queriendo hacer una de un antiguo cine que le va a sorprender por su ubicación, pero ya sabe, con estos problemas de memoria, no hay quien viva!

  2. Minizita permalink
    Viernes, mayo 4, 2007 1:54 pm

    Cerca de la residencia Zita, perdura (con cierto halo épico) uno de esos cines de berrio en los que de pequeños podiamos corretear.
    Por desgracia he de decir que su aspecto es cada vez más desangelado. Quizá sea una próxima víctima.
    Le mantendré informado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: