Skip to content

Es solo un día más

Lunes, mayo 21, 2007

Y tiene que haber alguien que esté pensando en tí,
pero de qu
é sirve si tú estás aquí.
Tequila, Es solo un d
ía más.

 

– Levántate.

Abro los ojos. La luz golpea protestona la ventana desde hace horas. Miro el reloj y la herrumbre de mi espalda salpica la sábana al girarme. He abortado el complot de la alarma por tan solo diez minutos. Menos mal. Vuelvo al techo. Compruebo que, en efecto, el whisky de anoche me ha dejado ardor de estómago. Descubro sorprendido que aún no he pensado en Ello. Y sin embargo, esa mínima ventaja le basta para conseguir horadar mis pensamientos. Difícilmente se puede llamar una mejora. Así que comienza la escena habitual: Lentamente, supura por mi oreja, se hace corpóreo y se sienta al borde de la cama, de espaldas a mí. Está visto. Esta mañana todo reclama mi atención, todo exige su tiempo. Y elijo refugiarme en el edredón. Me niego.

Mientras finalizo mi diario desayuno de escaleras, escucho el gorgoteo del teléfono. Mi teléfono. Me apresuro hasta la puerta. Venzo a los pronósticos y encuentro las llaves. Entro. Agarro el auricular satisfecho. Al otro lado, la secretaria me da los buenos días.

– Tienes una llamada.

Obvio.

Una mujer, cuarentaytantos, pronuncia a tirones, mal que puede, mi nombre. Sí, el mismo. Parece encantada de escucharme. Y sin embargo.

– Verá, es mi hijo… no sé como decirlo.

Y su voz recia y alegre se parte.

– Lo siento… – solloza- no consigo que se levante de la cama… nunca le he visto así… estoy muy preocupada…

Me relata que el chico lleva días drenado, monosilábico, blanco. Que, aparte de Ello, desconoce qué más puede andar preocupándole. Que cuenta con un montón de amigos, con una novia encantadora y un trabajo a las puertas. Que ha llamado al médico. Y ahora qué.

Cómo ayudarla, cómo remediar su mal mas allá de lo evidente. Endulzar la voz, hablar despacio, confortarla, intentar asistirla a comprender qué ha sucedido: Que mejor ahora, que peor más tarde; que nada está perdido, que en el fondo todo, menos la cría de malvas, tiene remedio. Que seremos comprensivos. Pausa. Un momento, me digo. Esto es obsceno. No soy Oliver Sacks, no soy Lacan. No soy digno depositario de su desesperación, de su confianza. No soy el marido que, confiesa, ya no tiene. No soy nadie. Soy un mindundi, un teorema de imposibilidad, un erial estéril, un vacío, the great pretender; alguien que para entender los hechos necesita tiempo hasta poder trocarlos en un sonajero. Pero prometo llamarla. Avisar a la caballería. Cuelgo. Me quedo de pie. Silencio.

– Levántate.

Abro los ojos. Sin darme cuenta, ha transcurrido una hora. Parece casi ya mediodía. La alarma se parte de risa. Me vuelvo. Ello sigue al borde de la cama, sentado, sin mirarme.

– No seas malo conmigo, no hace tanto tiempo – me pide.

Regreso al techo. El dolor de espalda deviene insoportable. Los platos se agolpan, el café está por hacer, confraterniza el polvo. El día es un gigantesco imperio esperando a ser administrado. Y elijo.

4 comentarios leave one →
  1. Lunes, mayo 21, 2007 11:51 am

    Al menos usted no recibe amenazas de muerte…

  2. Lunes, mayo 21, 2007 8:25 pm

    Es un sentimiento, todo te da igual
    es como un vacío, que no vas a llenar
    Gastando tu tiempo, con la sensación
    de que vas camino a la insatisfacción…

    Otro día más, o menos.

  3. Lunes, mayo 21, 2007 8:32 pm

    😀

  4. Viernes, mayo 25, 2007 10:07 am

    Muy buen artículo y bien expresado. Tal vez le interese EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

    Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

    Mas libros en
    http://www.personal.able.es/cm.perez/

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: