Skip to content

El Regreso

Miércoles, julio 18, 2007

En fin, queridos gabineteros, su cher docteur ha regresado casi incólume de su periplo por esos mundos de Dios, con los ojos repletos de lugares y olores nuevos y el cuerpo algo desencajado por el jet-lag y los excesos azucareros. Como ya he ido desgranando en otro lugar, mi visita al Imperio ha resultado fascinante. Me he sentido como un Marvin Harris cualquiera, intentando desentrañar el significado de las extrañas costumbres y ritos de las gentes que allí habitan, capaces de colocar cafeteras en el baño o de descansar en camas de un metro de alto. He recorrido autopistas de doce carriles, extensiones urbanas deslavazadas, dispersas ofertas de comida rápida, tacos, hamburguesas, pizzas, todo para el consumo en absurdamente enormes interiores, motorizados y acondicionados; calles donde el peatón es a la vez héroe y demente, sometido a un calor que emana de hasta la última piedra, sumido en un incendio perpetuo que lo inunda todo con un aroma a chamusquina. He tratado con gentes a los que uno se siente en la obligación ideológica de odiar, y que sin embargo resultan ser abiertas y encantadoras, gentes cristianas que se reunieron el 07.07.07 en un evento de ominoso nombre, The Call, (que ya podría haber sido la de Ctuhulhu para que así El los hubiera devorado a todos) para rezar por todos nosotros pecadores y en contra de la “Revolución Sexual” y que me dejó el recuerdo indeleble de ver cruzar ante mi atónita mirada a un hombre portando sobre su hombro una cruz de madera de tres metros de alto. También he comprobado que aquel es el único lugar capaz de cobijar una contradicción tan fenomenal como la de que en el condado donde se encuentra una de las más famosas destilerías del mundo impere aún la Ley Seca, no abolida, que prohíbe vender o comercializar todo tipo de alcohol. For display purposes only.

Y he visto, por primera vez, luciérnagas.

Todas estas observaciones ocurrieron paralelas a la reunión sobre Imperialismo Científico que me llevó hasta allí y que culminó, como les anticipé, con la visita al Mausoleo del Rey, ya treinta años difunto, festival inenarrable de moquetas, dorados y cuero, cruento horror decorativo que podrán apreciar en las instantáneas del Flickrzito. Y finalmente, un paseo por Rockville, urbe de corazón desconchado y poseedora de su propia y descomunal pirámide, y donde pudimos degustar de sublimes costillas, Margaritas en vasos de plástico y Rock del bueno.

Con la certeza de que ahora sí, gracias a las oraciones ajenas, podía entregarme a una barra libre de pecados a mi vuelta, me dispuse a retornar a los Fríos. El viaje se convirtió en una Odisea auténtica. Cuarenta horas varado cual Ulises por las más profundas tierras del Imperio, cuarenta horas en las que me topé con personajes exóticos, enormes cancerberos negros, otros que servían legendarias viandas en restaurantes de neón y espejo abiertos hasta el alba, sirenas argentinas sin dinero, vociferantes cíclopes pakistaníes y un ciudadano imperial que le susurró a otro en tono confidente “Ya sabes, son europeos”.

Ya de vuelta, los Padres Zitos se materializaron en los Fríos Exteriores por primera vez desde que las Fuerzas de la Paz y el Orden me expulsaron del mundo humano. Ellos, menos curtidos y sin salir de la Patria desde 1965, vivieron un viaje paralelo al mío, y también admiraron con refrescante y tierno asombro lugares y olores para ellos nuevos, familiares y cotidianos para mi. Y eso ha ayudado a completar el cuadro pues un sencillo golpe de recuerdo bastará para que se sientan más cerca.

Pasados estos viajes y sobresaltos, inmerso en otros nuevos, más interiores, entre otros engancharme a Death Note (por culpa de Henrique), vuelvo a mi cubil y me reúno de nuevo con ustedes. 274 items pendientes por leer en mi Bloglines. Perdonen mi ausencia de sus hogares. Veo que estamos casi todos. Amando y Catherine, Aura y Noel y mi Pussy ya han regresado y con Tones y Eunice a punto de retornar, la primera oleada vacacional de blogueros casi se cierra. Sepan que este su gabinete no cerrará por vacaciones. Si acaso el ritmo de posteo será ligeramente más relajado. Pero este baluarte, como otros, permanecerá abierto para su uso y disfrute. Así que no se vayan muy lejos. Continuemos.

10 comentarios leave one →
  1. Miércoles, julio 18, 2007 8:04 pm

    Lo de The Call es muy loco, pero es que si junto todas las imágenes que me ha sugerido su post es eso, realmente loco… Incluído el Elvis-Mesías jejeje.
    Me alegra que esté de vuelta

  2. Miércoles, julio 18, 2007 9:04 pm

    Bienvenue Le Docteur!Sí, el lugar en el que hemos estado una semanita hace que lo que cuenta vd. se antoje increíblemente exótico, tacos Vs. empanada de zamburiñas casera, hagan sus apuestas.

  3. Jueves, julio 19, 2007 8:08 am

    La blogosfera no perdona, es una amante celosa. Re-bievenido Doc, me alegro que le esté gustando las contiendas de Raito y L.

  4. Jueves, julio 19, 2007 10:24 am

    Muy bien la crónica y estupendas las fotos, sobre todo la de los cinco minutos en el toilet. He visto también que regaron el colesterol con Sam Adams, como manda la etiqueta del diner. Bien, bien. Welcome back!

  5. Jueves, julio 19, 2007 11:42 am

    Una barra libre de pecados! Cuente conmigo para eso! ;P

  6. Viernes, julio 20, 2007 3:09 pm

    Entonces habra primeras marcas, seguro.

  7. Sábado, julio 21, 2007 4:02 am

    Me ha gustado la crónica, Doctor y en un rato veo esas fotos. Sea ud. bienvenido tras su periplo.

  8. Lunes, julio 23, 2007 12:19 pm

    Tras su vuelta seguro que disfruta leyendo ‘El planeta americano’ de Vicente Verdú. Le traerá algunos recuerdos y muchas carcajadas.

  9. Lunes, julio 23, 2007 12:20 pm

    ah!… y bienvenido al hogar (la verdad es que se le echaba de menos)

  10. Lunes, julio 23, 2007 12:22 pm

    Muchas gracias Estrellita por su recomendacion.

    Aura, le hubiera encantado todo aquello, estoy seguro.

    Ah, Catherine, yo prefiero sin duda la empanada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: