Skip to content

Más vale prevenir que lamentar

Viernes, julio 27, 2007

Poco después del 11 de Septiembre, el entonces Fiscal General norteamericano, John Ashcroft, declaraba lo siguiente:

“We had to make a shift in the way we thought about things, so being reactive, waiting for a crime to be committed, or waiting for there to be evidence of the commission of a crime didn’t seem to us to be an appropriate way to protect the American people.”

(“Tenemos que cambiar la forma en la que pensamos sobre las cosas, de tal modo que ser reactivo, esperar a que un crimen sea cometido, o esperar a obtener la evidencia de la comisión de un crimen no nos parece una forma apropiada de proteger al pueblo americano”).

Estas palabras resumen la instauración del “Paradigma Preventivo” en el sistema legal norteamericano y mundial por tanto. En los meses posteriores, ciudadanos americanos de “oscuro” origen que regresaban de sus vacaciones o que grababan sosos videos en Disneyworld fueron tomados por terroristas y detenidos por presunta conspiración. Mientras, en Cataluña, si recuerdan, se “desarticulaba” una célula durmiente de Al-Qaeda en cuyo poder se encontraba una peligrosísima sustancia llamada lejía. Porque con el “dickianoParadigma Preventivo en la mano, y la porra en la otra, la detención y condena de una persona ya no requiere la comisión del acto delictivo ni son necesarias pruebas. Tan solo una especulación “convincente” sobre lo que esa persona podría o no podría haber hecho, sobre sus intenciones, sobre sus ideas. ¿Cómo puede defenderse alguien, probar que es inocente, cuando las acusaciones en su contra se sustentan sobre conjeturas? Y lo que es peor aún, contemplen la paradoja: Bajo este paradigma, la carga incriminatoria se halla en la mente del acusador y se basa en los hipotéticos objetivos y deseos que éste supone que alberga la mente del acusado. Así, uno se convierte en culpable por los pecados que Otro nos atribuye, en culpable por anhelar el descabezamiento de un monarca o la obliteración del Capitolio, por tener malos pensamientos. Y que viva Orwell.

Perdónanos, George, porque hemos pecado.

Quizás consideren que, al fin y al cabo, los precogs son un una mera invención de Dick; que una sociedad donde la Justicia es administrada a golpe de TAC no es factible y que por tanto jamás existirá algo similar a Precrimen. Pues se equivocan. Denle de nuevo la razón al maestro: Hace unos meses, un equipo de neurólogos del Instituto Max Planck desarrolló una técnica que permite visualizar las intenciones de una persona antes de que ésta actué. Como saben, a los seres humanos les define la capacidad de imaginar nuestros actos antes de llevarlos a cabo. Esto nos permite evaluar posibilidades, elaborar planes y por tanto perfeccionarlos. Ahora, con la ayuda del mencionado sistema de escáneres cerebrales, toda esta actividad neuronal ya puede ser identificada. Según los mismos responsables del proyecto es cuestión de tiempo que esta tecnología pueda ser utilizada con éxito para prevenir crímenes y que llegado ese día la sociedad deberá sentarse a debatir sobre su uso.

Sin embargo, el imperio del Paradigma Preventivo junto con los últimos acontecimientos me hacen temer que parte de ese debate haya sido cerrado de una manera escalofriante sin ni siquiera haber sido abierto. La reciente censura a Manhunt 2 y el secuestro de El Jueves lo demuestran. Veamos. En ambos casos, la parte del público y los periodistas, tertulianos o comentadores que se oponen con tibieza a estas decisiones (mientras que con la otra mitad de la boca denostan el extremismo del juego o la zafiedad de la portada) suele tomar la vía del pragmatismo: Censurar un videojuego o secuestrar una publicación son medidas contraproducentes, torpezas que amplían la onda expansiva del delito, que otorgan una desmesurada publicidad al producto y que por tanto bailan al son comercial que tocan sus autores. Por otro lado, las sensibilidades pacatas e hipócritas y las leyes sobre las que se sustentan (artículos 490.3 y 491 del Código Penal en el caso de El Jueves) requieren y demandan que el organismo censor o la judicatura intervengan si el ofensivo producto ve finalmente la luz. Por tanto, si se cree nocivo que el sistema legal no se inmiscuya y permanezca de brazos cruzados cuando la ofensa es cometida pero al mismo tiempo se teme que la intervención que lo remedie a posteriori pueda resultar aún más dañina, ¿qué nos queda?

Lo han adivinado. Philip K. Dick tenía razón.

minority.jpg

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Viernes, julio 27, 2007 5:05 pm

    “Una técnica que permite visualizar las intenciones de una persona antes de que ésta actué”

    Me quedan los días contados…

  2. carolink permalink
    Viernes, julio 27, 2007 6:55 pm

    Las personas de imaginación calenturienta vamos a pasarnos el resto de nuestros días a la sombra, por lo que parece. El mundo está terrorífico. De saltarse las venas y cortarse la tapa de los sesos.

  3. Viernes, julio 27, 2007 7:23 pm

    Ha citado usted a Orwell; yo también he recordado a Huxley y su Mundo Feliz. Sabe que el paradigma preventivo se infiltra por todos los poros sociales? En Extremadura entra este año en marcha el proyecto Rayuela, con lo que docentes y discentes serán controlados hasta el más nimio detalle, mediante sms, bases de datos informatizadas…y eso que la velocidad de la red es hilarante. Un post interesante y esa pregunta abierta del final del mismo “¿qué nos queda?” me han recordado mi post “Quicksand”, más concretamente, la ambigüedad subyacente en muchas decisiones humanas, un poco en la onda también del existencialismo, condenados a elegir, sin saber que será peor: el “a priori” o el “a posteriori”.
    Me despido hasta dentro de un mes. Un saludo Dr.

  4. Viernes, julio 27, 2007 7:57 pm

    Hemos vuelto a la Edad Media y su revisionada Inquisición (que si siguen con el revisionismo histórico, en un par de días no torturó ni mató a nadie), que si le miran el lado positivo, tampoco está tan mal: si tu vecino te cae mal, lo denuncias por presunto terrorista y santas pascuas.

    Día optimista que llevo…

  5. Sábado, julio 28, 2007 10:35 am

    Pero eso ha sido siempre así, doctor. Fíjese si no en la paradoja que comporta la frase “presunción de inocencia”. Con respecto a la segunda foto, alguien me dijo alguna vez que, en BCN, el primer lugar donde se colocaron cámaras de videovigilancia fue en la plaza George Orwell… Ya que hablábamos de profecías…

  6. Sábado, julio 28, 2007 10:53 am

    Chapeau. Minority Report me pareció, dejando de lado el torpe final y tener que haber tragado al petardo de Cruise durante dos horas, ATERRADORA no ya por lo que cuenta, sino por lo que invita a imaginar. No leí el cuento de Dick, así que no sé si trata la cuestión de manera muy distinta, pero es el mero planteo de la situación lo que nos debe empujar a una reflexión en la dirección que apuntas. El cine fantástico siempre habla de la realidad, a menudo de forma mucho más fiel y acertada que géneros supuestamente más “realistas”.

  7. Sábado, julio 28, 2007 1:30 pm

    Si amigos, a este paso vamos a tener que llevar cascos de amianto para que no nos lean los pensamientos.

    Gracias Loco por la referencia al “Proyecto Rayuela” (o “Experimento Philadelphia” :P). Habra que seguirlo.

    Higronauta, luego esta el inquisidor interior, la autocensura (que tambien la avanzo Orwell). Tener el policia dentro de uno mismo. Que incomodo.

    Amando, lo de las camaras en la “Plaza del Porro” es sangrante. Me niego a creer que las autoridades no se percataran de la profunda ironia…

  8. Lunes, julio 30, 2007 9:27 am

    Veo que hay semejantes que, como yo, temen ese día por poseer un mente perversa y maligna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: