Skip to content

Musica Bond

Viernes, agosto 3, 2007

Recientemente caí en la cuenta de que durante todo este tiempo con ustedes, ni siquiera en la anterior etapa del gabinete, jamás he escrito una entrada del tipo “Top X de Y”. Y no me entiendan mal, no se debe a que esta clase de posts me causen desagrado o a un purismo de pose por mi parte, todo lo contrario. Me parecen muy entretenidos y los agradezco caramente, sobre todo aquellos que se convierten en un sindiós de links, asociaciones y referencias cruzadas, como los que suelen escribir Noel o Pussy, y que glorifican los conocimientos y labores de búsqueda de sus autores. Si no he creado algo así hasta el momento es porque desconfío de mi capacidad para listar algo que pueda resultar interesante y que a la vez otros no hayan ordenado mejor y antes que yo. Sin embargo creo que ha llegado la hora de enfrentarme a este humilde reto, así que me precio en presentarles el primer Zito Zito Top (¡festival del humor!), dedicado a los temas principales de películas de James Bond.

El menú recopilatorio se compondrá de los siguientes platos. De entrante un suculento Top 5 con un entremés de versiones, seguido de un contundente plato de candidatos derrotados guarnecido de un surtido de canciones de clara inspiración bondiana. Y de postre, unas dulces parodias.

Top 5 Canciones Principales

¿Qué define a una buena canción Bond? El canon clásico que parió John Barry requiere una buena sección de cuerda que sugiera parajes lejanos, exóticas localizaciones y un mundo de lujo y sofisticación; una sólida sección de viento que evoque peligros, aventuras y planes malignos por desbaratar; y finalmente que combine a la perfección con las cabeceras diseñadas por Maurice Binder. Ya saben, 007 encañonado, mujeres desnudas en lo oscuro, flotando, nadando, en champán o lava, y armas por doquier.

5.- Die Another Day – Madonna. La última misión de Pierce Brosnan avanzaba los nuevos tiempos que se instalaron definitavemente con Casino Royale. La impecable y bien planchada imagen de Bond se arruina en los títulos iniciales durante los cuales 007 es torturado inclementemente por los norcoreanos al son de la asimétrica, bailable y despreciada (por los talibanes de siempre) canción de la Ciccone.

4. – We Have All The Time Of The World – Louis Armstrong. Aunque no encabezaba Al Servicio Secreto De Su Majestad (1969) -cuyo tema homónimo era instrumental- se la considera como su auténtica sintonía. Excepcionalmente romántica y adorable, resulta muy apropiada para este film tan estimable e infravalorado (¡Bond se casa!), única encarnación como 007 del australiano George Lazenby.

3.- Thunderball – Tom Jones. La sección de viento suena aquí más suntuosa y densa que en ninguna otra entrega, en alusión directa a los momentos climáticos del film que discurren en el océano (lucha submarina con arpones, ¡bien!). Y el Tigre de Cardiff, eternamente cool, masculinidad mascable.

2.- A View To a Kill – Duran Duran. Y hablando de cool, en Panorama Para Matar (1985) todos los elementos lo eran: Grace Jones, Christopher Walken, Simon LeBon… Sin duda, Duran Duran eran la elección perfecta para transmitir el gusto por la ostentación decadente que imperaba en los 80 y que tan bien representa el universo Bond.

1.- Diamonds Are Forever – Shirley Bassey. Pronunciar “música Bond” significa invocar a Shirley Bassey. Y por muy iconoclasta que pretenda ser uno, resulta imposible resistirse a ella, tan ideal, tan divina. Sus tres participaciones en la saga podrían ocupar directamente los lugares impares de esta lista, pero a fin de no repetir nombres (anatema en cualquier Top) me he forzado a elegir una, ésta, con sus teclados fantasmales, su crescendo y su cumbre vocal, tan sugerente y al mismo tiempo tan contraria a todo lo que 007 representa (“Unlike men, diamonds linger / Men are mere mortals who are not worth going to your grave for“) y que se que Pussy amará necesariamente. Por cierto, cinematográficamente Diamantes Para La Eternidad (1970) es con seguridad la más absurda y camp de las entregas de la serie, pero también la que contiene la más formidable galería de malvados secundarios (Bambi y Thumper, Mr Wint y Mr Kidd).

Versiones

En el espíritu de la sección Versus de este gabinete, les presento tres versiones con sus correspondientes originales. Para que comparen y discutan en la intimidad de sus hogares.

From Russia With Love – Natacha Atlas. Hace unos años, David Arnold, el actual responsable de las bandas sonoras de James Bond, editó Shaken and Stirred, un recopilatorio de versiones de entre las que destaca esta reinterpretación hipnótica e insinuante que Natacha Atlas hace del clásico de mi amado Matt Monro.

You Only Live Twice – Bjork. El repertorio de la islandesa ya contenía un par de canciones bastante bondianas (Bachelorette y Play Dead) así que no sorprende demasiado que su versión se ajuste como un guante al original de Nancy Sinatra e incluso lo expanda en épica y grandilocuencia. No pregunten por qué, pero de Solo Se Vive Dos Veces (1967) siempre recuerdo la escena en el jacuzzi en la que una geisha cae rendida ante el profuso vello de Sean Connery.

Nobody Does It Better – Radiohead. La segunda mitad de los setenta y los primeros ochenta trataron terriblemente a 007. Y no me refiero sólo a Roger Moore. En lo musical también. Abundaban las canciones empalagosas, cursis e inaguantables. Radiohead hace lo que puede con el tema principal de La Espía Que Me Amo (1977) y la verdad es que a punto están de estropearlo aún más si cabe.

Candidatos

Como ocurre con Eurovisión, artistas envían sus temas a los productores a la espera de ser seleccionados como la siguiente Bond-canción (esperemos a la contribución de La Terremoto de Alcorcón). Resulta curioso comprobar que algunas de las propuestas que no llegaron a cuajar superaban ampliamente a las vencedoras.

The Man With The Golden Gun – Alice Cooper. El productor Albert R. Broccoli quiso repetir el éxito relativo de Paul MacCartney & The Wings con Live And Let Die, pero el bueno de Alice demandaba demasiado dinero, así que fue la funesta Lulu quien finalmente se llevó el gato al agua. La versión de Cooper aparecó finalmente en su álbum Muscle Love.

For Your Eyes Only – Blondie. ¿Bond y Blondie juntos? Como lo oyen. Y el resultado hubiera sido infinitamente mejor que con la ganadora, interpretada por Sheena Easton, considerada con frecuencia como una de las mejores sintonías de la serie (fue nominada al Oscar en 1981), pero que un servidor encuentra insufrible.

Tomorrow Never Lies – Pulp. A Jarvis le encantaría ser el próximo 007. Seguro. No en vano dedicaba el This is Hardcore (1997) a “the stars of all those films I should have never seen”. Y no me negarán que su propuesta para El Mañana Nunca Muere (1997) le daba cien mil vueltas a la blanda Sheryl Crow. Puritita injusticia, oigan.

De inspiración bondiana

Pilots – Goldfrapp. En su primer disco, Alison Goldfrapp imitaba sin pudor a Shirley Bassey. Casi siempre para bien, como en este caso. Cuando la escucho no puedo evitar imaginarme a mi mismo sobrevolando una base de SPECTRA oculta en el fondo de un volcán dormido o los montes que puntúan el Mar de China en busca de Monsieur Scaramanga.

Confide In Me – Kylie Minogue. Si pueden apartar su mirada de Kylie y cerrar los ojos por un momento, comprobarán que esta hubiera sido la perfecta pareja para la historia de secuestros y Síndromes de Estocolmo de El Mundo Nunca Es Suficiente (1999), y no el aburrido tema de Garbage para la misma (Noel, ¡proteste!).

A Woman Like Me – Beyoncé. Además de en su aparición en Austin Powers 3 (2002), Beyoncé se acercó indirectamente al universo Bond con este tema para la banda sonora de “La Pantera Rosa” y al que este mujerón de culo fenicio imprime tal nervio y pasión que me deja literalmente sin aliento.

Parodias

Misión en Marbella – Torrente 2. El grandissimo Raphael se negó a participar en ella y terminó siendo imitado por uno de los Cruz y Raya.

– Brian Song – La Vida De Brian. La Parodia Más Grande De Todos Los Tiempos también le guardó un lugar a 007, por supuesto.

Spy Hard– Espía Como Puedas. Weird Al Yankovic parodió musicalmente a Bond y a sus cabeceras con esta que incluye mujeres obesas, ovejas y perros flotantes.

Y ahora, si me permiten, me retiro a continuar elaborando mis planes para dominar el mundo. Que tengan un estupendo y bondiano fin de semana.

10 comentarios leave one →
  1. Viernes, agosto 3, 2007 8:56 am

    Adoro “Diamonds Are Forever” Shirley Bassey es una reina… La que no conocía es la versión de Natacha Atlas, una maravilla, me ha dejado flotando, casi me veo en plan silueta contra la pared de la habitacion y el estucado y los cuadros moviéndose.

  2. Viernes, agosto 3, 2007 9:36 am

    Cuánto glamour en un sólo post. Sigo pensando que Goldfinger es estupenda…🙂

  3. Catherine permalink
    Viernes, agosto 3, 2007 9:59 am

    Sí, la de Desde Rusia con Amor es una de mis favoritas, con esa balalaika y de Natacha Atlas…han oído su versión del Ne me quitte pas, que lo quita es el hipo??
    Pero sin duda y si buscamos épica la de “The life of Brian” con ese pie gigantesco y “gillianesco” que todo lo aplasta es la mejor, aunque sea una parodia.

  4. Viernes, agosto 3, 2007 11:30 am

    Catherine, no la conozco pero me apresuro a descargarla ilegalmente para colocarla en la seccion Recetas en la barra derecha. Mientras tanto les dejo a usted y a La Nueva Chica Bond otra version de Natacha Atlas.

    Si, Pussy, lo es, pero es que tenia que elegir una de las tres a dedo (risas).

  5. Viernes, agosto 3, 2007 1:55 pm

    FESTIVAL DEL HUMOR!

  6. Viernes, agosto 3, 2007 1:59 pm

    jijijiji…

  7. Viernes, agosto 3, 2007 2:06 pm

    Pero que cool que semos.

  8. Domingo, agosto 5, 2007 9:54 am

    Chapeau, caballero: todo un trabajo de investigación con licencia para matar. Aún así, apostillar me faltaron los A-Ha y mi querida Sinatra (cuestión de gustos, ya sabe).

    Por cierto, tras el visionado numeroso de Confide in Me, nunca me lo había planteado como usted lo propone, a qué negarlo.

  9. Domingo, agosto 5, 2007 12:47 pm

    A-ha podrian estar perfectamente en la lista, pero me parecio que Duran Duran en cierto modo les representaba. Pero dejo aqui el link a sus “Living Daylights“.
    La hijissima es la hijissima, desde luego. Asi que he actualizado el texto e incluido el enlace a su original. Gracias Don Higro.

Trackbacks

  1. Sweet sixties « El gabinete del Dr Zito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: