Skip to content

Speed Racer

Miércoles, mayo 21, 2008

Toda la sala para mí. Nadie quiso venir conmigo. Enormes sillones, pantalla gigante. Y una película que congrega cines vacíos diez días después de su estreno. Speed Racer ha resultado ser un desastre en taquilla y, como pude comprobar ayer, no solo en la americana. Incomprendida supongo, por adultos vetustos incapaces de clasificarla y que presuntamente prefieren no exponer el nervio óptico de sus retoños a lo inaudito. Sea cual sea el caso, yo fui el único comensal de aquél festín de diversión una fría tarde de martes.

Se hace muy complicado decir algo coherente sobre Speed Racer que no hayan estupendamente reseñado otros antes. Noel y el Maestro Absence ya han expuesto sus virtudes e indagado en sus precedentes. Podría comenzar balbuceando la multitud de detalles, el prodigio de soluciones visuales frenéticas, locas. El humor que salpica un film que me niego a creer que se tome en serio a si mismo pese a sus diálogos rimbombantes. El niño con pijama de monos y el mono con pijama de niños me bastan. La velocidad, las leyes de la física retorcidas hasta el límite y el continúo del tiempo sutilmente alterado. El color, el neón, la carrera de los 5000 kilómetros, que trascurre por paisajes del mundo sublimados, desde Oriente a Occidente, como en las etapas de los mejores videojuegos de conducción. Y sobre todo imaginación. Desbordante imaginación, la que nos embargaba cuando soñábamos ser Spiderman o visitar planetas remotos, la que nos permitía introducirnos en cualquier ficción que nos emocionara.

Haber sido el único espectador de la sala me ratifica en cierto resquemor: Vivimos bajo la tiranía del realismo, bajo el integrismo de la plausibilidad. Y en ocasiones hay que dejarse en casa la escuadra y el sextante. Dejarse llevar. Quizá por eso se me ocurre en este punto que la única manera de hacer justicia con Speed Racer es mediante esta rauda y torpe acumulación de impresiones. Y compartir con ustedes la maravilla que se siente al contemplarla. Por eso les dejo las instantáneas que saqué ayer, solitario, en aquella sala vacía. Porque lo importante no es que consigamos cambiar el cine sino que el cine nos cambie a nosotros.

9 comentarios leave one →
  1. Miércoles, mayo 21, 2008 7:35 pm

    Hay que canonizar a los Wachowski, perdonarle el fracaso y que la próxima vez unan a la imaginación, el alboroto.

  2. Miércoles, mayo 21, 2008 7:59 pm

    ¡Jurl! No mola ni nada.

  3. Miércoles, mayo 21, 2008 9:58 pm

    Cada vez que pienso en cómo habría sido la cosa si las soluciones formales del flashback final de Matthew Fox estuvieran insertadas exactamente igual en otro tipo de película con un argumento más “”serio””, me entran ganas de descerrajar un tiro en la boca a algún fan de Ridley Scott [habría podido decir perfectamente Spielberg, pero es que JUSTO AHORA estamos en Adviento, y claro].

    Efectivamente, lo de los pijamas es la risión. Y uno de los pocos gags que verdaderamente funciona como itself, aventuro.

  4. Jueves, mayo 22, 2008 11:11 am

    Puedo prometer y prometo que soy un tipo bastante desafecto al realismo, y corroboro, casi punto por punto, lo dicho aquí.
    Sin embargo, vaya, Speed Racer me aburrió. No me mareó, no me saturó, no me impresionó. Nada.
    En fin.
    Debo ser yo.
    Salud, Doctor.

  5. Jueves, mayo 22, 2008 12:43 pm

    Ho, hombre. Lo importante es que fuera a verla. Luego uno tiene sus filtros y ciertas peliculas glorifican elementos que a uno le puede importar un pito. Mire por ejemplo 300. A mi me aburrio soberanamente por eso mismo.

    Por cierto, que lo que se ve abajo en las imagenes son mis pies apoyados en la butaca de enfrente.

  6. Jueves, mayo 22, 2008 1:50 pm

    Tiene usted una cámara bastante guapa, ¿verdad?

  7. Viernes, mayo 23, 2008 12:21 am

    Nah, tampoco es para tanto.😛

  8. Sábado, mayo 24, 2008 10:47 pm

    Yo fui el viernes a verla y ya me la habían quitado! Mañana me voy a otro cine a tentar a la suerte.

  9. Domingo, mayo 25, 2008 8:02 pm

    Pues cuentenos que le parecio. Y bienvenida😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: