Skip to content

Soy ballardiano

Jueves, septiembre 11, 2008

Reconozco con orgullo que J.G. Ballard es una de mis mayores influencias. Le descubrí con Super Cannes, a la que siguió inmediatamente Noches de la Cocaína, y desde aquellas sacudidas quedé fascinado por su obra. Ya no sólo por su maestría en conjeturar desasosegadotes futuros construidos estirando los hilos del presente. Ni por su lúcida disección de nuestras pulsiones más primordiales e inconfesables. Ni por sus teorías sobre la locura berserk como única forma de escapar del control en nuestras sociedades asépticas, ni sobre la necesidad del mal en nuestras vidas. Sino también, como descubrí más tarde en su colección de cuentos Las voces del tiempo, por los paisajes desérticos y alucinados que abundan en sus primeras obras, desencadenados por arcanas catástrofes naturales o el abandono de los inútiles sueños de grandeza humanos (de hecho, la primera parte de Wall-E se desarrolla sobre un fondo que parece sacado de su novela Hello America). Parques temáticos abandonados, comunidades cerradas y vacías, abigarrados laberintos urbanos, sus obras gozan de una vigencia monumental, tanto en lo literario (los cuentos de George Saunders o las novelas de Tom McCarthy lo atestiguan), como en lo cotidiano. Ballard ha sabido delinear con notable anticipación lo que será el signo definitorio del siglo XXI: La confusión entre lo real y lo ficticio.

En el pasado, Ballard ha inspirado fragmentos de este gabinete, de forma implícita en ocasiones, más explícitamente en otras. Ahora me ha llegado, nos ha llegado, otra oportunidad de homenajear a este autor capital (que desgraciadamente se nos va) gracias a la exposición “Ballard: Autopsia del Nuevo Milenio” organizada por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y comisariada por el Maestro Mostrenco, Jordi Costa. Dentro de ella se ha convocado el concurso Ballardian Home Movies, en el que pueden participar mandando sus vídeos caseros de temática ballardiana de menos de un minuto de duración, grabados con teléfono móvil, y sin posproducción. El premio final es tan insólito como fundamentalmente ballardiano: Una estancia para dos personas en temporada baja en Marina D’Or ¿Qué mas quieren? Pues hay más, porque basta con su vídeo sea seleccionado en primera instancia para recibir como premio un libro y dos entradas a la exposición.

Pues bien, eso es lo que la ha ocurrido a mi corto, originalmente llamado 101 aunque la organización lo haya retitulado A balardian rendez-vous. Aquí lo tienen.

La calidad de la imagen no es tan buena como me hubiera gustado y por ello el último plano no se ve tan bien como debería. Así que les aclaro, lo que se ve en el momento postrero es esto.

Así que ya tengo dos entradas para la exposición en el bolsillo. Si alguien de ustedes desea acompañarme, le cedo gustosamente una. Yo planeo visitarla a primeros de Octubre así que si andan ustedes por Barcelona y proximidades, mándenme un correo a la dirección habitual drzito(arroba)gmail.com. A lo mejor hasta podemos montar una quedada. Mientras tanto, hagan el favor de ponerse manos a la cámara y envíen sus videos. Sean ballardianos.

6 comentarios leave one →
  1. Viernes, septiembre 12, 2008 8:26 am

    Veo monstruos, veo paranoia (la mía, que sin querer aquí proyecto), veo un planeta extraño que se mueve más rápido que mis sentimientos.

    Aprovecho para desearle una nueva temporada llena de textos sabrosos y cortantes, cosa que no hice en el post correspondiente.

    Y perdone por la poesía, una vez más.

  2. Sábado, septiembre 13, 2008 1:16 am

    Hace unos días le he regalado un libro a mi prima, a la que no veo hace 10 años… adivina quién es el autor?
    Barcelona me queda a 1000 km de distancia pero suena muy bien su oferta, y lo de la quedada es una magnífica idea… hace unos meses fui a conocer a Aura y fue genial. Un saludo Dr.

  3. Sábado, septiembre 13, 2008 7:45 pm

    Qué suerte has tenido con no ganar el premio!!!
    Me ha recordado lo que le digo a mi hijo cuando tenemos que sufrir un parque temático y quiere tirar a esas cosas de llevarse premios. Siempre le digo lo mismo: Ni se te ocurra que luego ganamos y tenemos que llevarnos ese monstruo de peluche a casa.
    Saludos, Dr.

  4. asimur permalink
    Lunes, octubre 13, 2008 3:16 pm

    Pero ya has ganado? ¿Por qué no lo anuncian en la web del concurso?

  5. Lunes, octubre 13, 2008 5:12 pm

    No. Solo lo seleccionaron a concurso. Las vacaciones en Marina d’Or aun están en el aire (y bienvenido).

Trackbacks

  1. ngo #1 (Especial Ballard) « ngo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: