Skip to content

Usted es uno de Ellos

Lunes, septiembre 22, 2008

1.- La derecha le ha robado el lenguaje a la izquierda. Si no lo sabían, lean cómo Guillem Martínez lo demuestra una y otra vez con maestría. Mientras que con una mano la derecha se apropia de los conceptos clásicos de la izquierda, con la otra se dedica a lanzar dardos al “buenismo,” esa retórica biempensante y pazguata, ese pensamiento blandurrio en el que el progresismo socialdemócrata se ha refugiado. Y si no consulten este documento fundacional de la FAES. Pero el alcance es aún mayor. Los papeles se han invertido también en el uso que unos y otros han hecho hasta ahora de algunas formas de la ficción.

2.- En un antiguo post, probablemente ingenuo pero quiero creer que todavía de cierta utilidad, les intentaba convencer de que la diferencia entre los lobos solitarios derechones -léase Harry Callahan o el Charles Bronson de Yo Soy La Justicia– y sus homónimos izquierdosos –Serpiente Plissken y olé- es que mientras que para los primeros su distopía era el ahora, el presente de un país en anarquía en el que la libertad se había convertido en libertinaje (sic), los segundos se zafaban a tiros en distopías de un futuro próximo, dominadas por totalitarismos, reverendos y corporaciones. Si por un momento aceptamos esta hipótesis como cierta, no nos queda más remedio que concluir que el futuro ya está aquí: En Shoot’em Up (2007), el personaje de Clive Owen se enfrentaba a pistoletazo limpio, aquí y ahora, a gobernadores enfermos y corruptos, a complejos militares-industriales sin escrúpulos, apoyándose para ello en los parias del mundo.

Sutileza ante todo.

3.- El plan de Irina Spalko, la villana rusa interpretada por la maravillosa Cate Blanchett en Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, consistía en entrar en las mentes de los norteamericanos para dominarlas y ganarlos a la causa soviética sin oposición. Es decir, convertirlos en Ellos. Y en esa maquinación resonaban claros ecos de la paranoia de una infiltración comunista que nutrió la ciencia ficción durante los 50. Ejemplos de aquel fenómeno fueron la novela Amos de Títeres (1951) de Robert Heinlein, la algo olvidada película británica Quatermass II (1957) y por supuesto La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (1956), aunque esto último sea algo discutible: se la ha adscrito sin problema como manifestación de tantos miedos, comunismo y macartismo, que probablemente no perteneciera a ninguno de ellos en concreto. La idea común a todas estas obras era que cualquiera, tu vecino, tu primo, tu presidente, podía ser un comunista disfrazado. Pues bien. Como verán, esta angustia ha renacido. Pero en el otro lado de la verja. Porque ahora, en vez de comunista, Paco el del bar o Matilde la del cuarto pueden ser unos xenófobos activistas o unos fundamentalistas religiosos encubiertos.

4.- El documental Jesus Camp (2006) dirigido Rachel Grady y Heidi Ewing mostraba el funcionamiento de un campamento de verano en el que se adoctrina a segmentos de la infancia estadounidense en el evangelismo radical, el creacionismo y otras interpretaciones literales de La Biblia, todo ello mediante el uso de un lenguaje apocalíptico y dogmático que les anima a convertirse en Guerreros de Cristo y a que aceleren la llegada del Reino de Dios a la Tierra. No es exagerado afirmar que Jesus Camp pertenece por derecho propio al género de terror, como demuestra el momento en el que los profesores invitan a los niños a adorar una imagen en cartón recortado de Bush El Joven. Contrariamente a los documentales de Michael Moore, Grady y Ewing adoptan un enfoque sugerente, muy femenino, y se cuidan de no suministrarnos explícitamente su propia doctrina apareciendo ellas mismas o mediante el uso de la voz en off. Deciden dejar la labor de verbalizar lo que todos estamos pensando a un locutor de radio local quien va intercalando sus alocuciones con las imágenes. En una de sus intervenciones, el locutor resucita ese discurso de los 50 y nos avisa en tono inflamado de que los evangelistas están en todas partes y de que a través de su infatigable presión, los fundamentalistas están tomando el control del país subrepticiamente. Cualquier conocido nuestro, por amable y buena persona que parezca, puede ser uno de ellos.

El futuro en sus manos.

5.- En su artículo The Rise of Right, Patrick Barkham narra cómo el British Nationalist Party (BNP), el partido ultraderechista británico, se está adueñando de las áreas de Inglaterra más pobres, con mayor desempleo, las más desafectas con el actual modelo de democracia representativa capitalista. Una nueva Weimar. Barkham recoge las declaraciones de un representante laborista local, atónito ante el auge de los neofascistas: “No son esos míticos hombres de más de cien kilos, llenos de piercings y tatuajes como los caricaturizan en las manifestaciones antifascistas. Son gente respetable. Es imposible demonizarlos. Llevan trajes, tienen buena presencia. La gente del BNP parecen tus vecinos.”

6.- Hace unos días, Pablo Casado, líder de las juventudes del PP declaraba sin complejos que “Si eres joven y eres español, no te has enterado, pero eres del PP. Aunque no lo sepas.” Así que tenga cuidado. Usted también puede ser uno de ellos. Sin haberse dado cuenta.

One of us! One of us! One of us!

3 comentarios leave one →
  1. Ikke Leonhardt permalink
    Lunes, septiembre 22, 2008 6:45 pm

    Hombre, Doctor… me gustaría darle una réplica general, pero hay tantos conceptos interesantes aquí mezclados que es complicado abarcarlos todos. Permítame que empiece por una esquinita de su post y que partir de ahí vayamos desmdejando (o terminemos hablando de otra cosa distinta, que tampoco estaría mal).

    Sobre los miedos y distopias presentes/futuras, y el tema de los intercambios de lenguaje entre izquierda y derecha, sucede una cosa curiosa. Me parece que tanto vd. como el Sr. Guillem Martínez mezclan un poco Estados Unidos y España al hablar de izquierdas y derechas. De sobra sabemos (también vds. mismos, por supuesto) que son dicotomías muy distintas. En el asunto que nos ocupa (quiénes son más revolucionarios, o quiénes llevan la iniciativa ideológica en cada sitio), también.

    Simplificando mucho:

    Precisamente la derecha estadounidense moderna es más revolucionaria que la izquierda, ya que mentalmente llevan 40 años luchando contra la década de los sesenta (que para ellos fue el Kingdom Come de las ideas de izquierda). Todas sus grandes luchas ideológicas son contra cosas ya establecidas, “poderes fácticos”: el New Deal, la Seguridad Social, Roe vs Wade, la ONU… más recientemente la “corrección política”, prima hermana del “buenismo”. Quizás molinos de viento, teniendo en cuenta que los verdaderos gigantes (Military-Industrial Complex y tal) son de su bando. Pero en fin.

    Hace un par de meses dijo Obama que los Republicanos llevaban tiempo siendo “el partido de las ideas”, y los de su partido se le echaron encima como lobos. Pero tenía razón. La necesidad agudiza el ingenio, y la derecha USA se ve a sí misma en inferioridad en la guerra cultural.

    En España sucede lo contrario. La izquierda española contra lo que lleva décadas luchando es contra La España De Franco, su gigante quijotesco particular. Hasta antes de ayer sus cabecillas eran gente que se había ganado los galones corriendo delante de los grises, lo cual indudablemente imprime carácter. Y lo curioso es que sus herederos, que por entonces llevaban pantalones cortos, han salido todavía más papistas que sus papás (perdón por el chiste malo). Véase lucha actual del Gobierno contra la iconografía franquista, Memoria Histórica y otras lanzadas a moro muerto.

    En resumen, que el pasado reciente pesa más en el carácter revolucionario (o la falta de él) que el pasado remoto hegeliano.

    Pero de unos años para acá sucede algo curioso. La derecha española no hace más que importar (“copiar”, dirían algunos) ideas, planteamientos y tácticas de la derecha estadounidense. Cada 6 meses se traen algo nuevo. Lo primero fue la ideología liberal (en el sentido europeo, no USA), algo que la derecha de aquí nunca había practicado y ahora tiene por dogma. Luego fue la bandera de la “incorrección política” (suave) y cierta estética de “chicos malos”. Luego los think tanks (FAES y similares). Y así. Hace poco incluso hubo un tímido intento de empezar en España el debate creacionista. Confieso que tan lejos no pensé que llegaran.

    El resultado acumulado es que la derecha de aquí empieza a ir de “revolucionaria”, luchando contra unos años sesenta que aquí nunca sucedieron.

    Sintomático es que la izquierda española, por su parte, no esté importando ideas de sus homólogos USA. Lo máximo que se me ocurre es el… intento de El Gran Wyoming de copiar “The Daily Show” (últimamente también hace de Stephen Colbert, o algo parecido).

    Por el contrario, la retórica del “Change” de Obama me recuerda a algo

    Me está quedando un tocho más largo que su post y sólo llevo comentado el 4%. ¿Cómo logra vd. decir tanto en tan poco espacio? Por mi parte, hago pause.

  2. Lunes, septiembre 22, 2008 11:56 pm

    Ikke, muchisimas gracias por su extenso comentario y sus jugosos links. Me gustaría pensar que yo aquí les sugiero algunas ideas para que luego exploten en sus cabezas.

    Basicamente, tiene usted toda la razón en lo que dice. Se trata de un movimiento mas bien norteamericano. La derecha europea por el contrario solo ahora comienza a sacudirse sus complejos. Culpa de Franco o de los nazis. Durante años la derecha no ha ofrecido una resistencia ideológica como en USA y eso ha causado una enorme autocomplacencia en la izquierda y una extrema pobreza intelectual, pues parecía que para ser buena persona bastaba declararse de izquierdas, lo que a efectos prácticos se traducía simplemente en ser más o menos tolerante, y exigir tolerancia, en lo moral.

    Pero como usted mismo apunta, eso está cambiando y la derecha se esta armando a base de importaciones “made in USA”. Lo de las canciones en los congresos es especialmente gracioso. Aun recuerdo el shock que me llevé cuando vi a Blair haciendo su entrada en un congreso laborista mientras sonaba “If the kids are united”, himno punk de los Sham 69.

    Al menos al PP le pega ABBA.

  3. Martes, septiembre 23, 2008 5:20 pm

    Querido Dr,

    eso que dices en la primera línea es revelador, y probablemente cierto, pero si algo hay seguro a día de hoy es que más bien “la izquierda no para de robarle a la derecha su lengaje”; y no sabría decir en qué dirección encuentro que la perversión es peor.

    Me encanta el personaje de Cate Blanchett en el último Indiana, de hecho el único argumento (aunque uno bueno) merecedor de alguna consideración en aquel filme. Un saludo y un abrazo. Am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: