Skip to content

Los hombres bestia (I)

Jueves, enero 29, 2009

Nadie sabe a ciencia cierta qué le sucedió a Edward Prendick durante los más de once meses que duró su desaparición. Se conserva su relato, recopilado y embellecido probablemente por su sobrino Charles, quien lo vendió al mejor postor al morir su tío poco después de su rescate y vuelta a la civilización en los primeros meses de 1888. Aquellas hojas manuscritas, garabateadas con fiebre, contenían un relato delirante. Tras naufragar el barco en el que viajaba por el Pacífico, el Lady Vain, el infortunado Prendick afirmaba haber llegado a una isla gobernada por un tal Dr. Moreau, según él un reputado fisiólogo huido de Londres una vez sus brutales experimentos de vivisección en animales fueron descubiertos por la prensa. Allí tuvo varios encuentros de creciente violencia con unos seres a los que llamó los Hombre Bestia, híbridos presuntamente resultado de los trabajos de Moreau. Pumas, cerdos, gorilas y perros modificados mediante repetidas y dolorosísimas operaciones dirigidas a convertirlos en humanos. Deformidades de limitadas capacidades obsesionadas con una serie de prohibiciones que ellos llamaban La Ley y que sin embargo terminaron desafiando a su creador en una revuelta de la que Prendick, siempre de acuerdo a su testimonio, escapó milagrosamente.

Por muy fantástico que pueda parecer, existen motivos para pensar que la narración de Prendick acotó hechos reales. Es cierto que el destacamento enviado en 1891 a comprobar sus aseveraciones no encontró nada en la isla, pero también es indiscutible que la ciencia y la profesión médica estaban en aquellos años en la capacidad pero sobre todo en la disposición de alcanzar semejantes avances. Y no sólo eso. Algunos personajes oscuros, y los extraños y desconocidos casos que éstos protagonizaron durante las siguientes décadas, nos conducen a sospechar que en efecto los Hombres Bestia existieron.

chimeras1Según los investigadores Moore y O’Neil Las Quimeras de Gustave Moreau
guardan relación con las supuestas creaciones del doctor.

En Junio de 1889, tan solo un año después de los sucesos en la isla de Moreau, el doctor Charles-Edouard Brown-Séquard anunció al mundo el descubrimiento de lo que bautizó como “El Elixir de la Vida,” un compuesto obtenido a partir de testículos de perro y de conejillos de indias dotado de supuestos poderes rejuvenecedores. De hecho, Brown- Séquard no dudó inyectarse el elixir a si mismo. El profesor no era ningún charlatán. Era un eminente médico, miembro de las más prestigiosas academias científicas, que llevaba más de veinte años estudiando los procesos de envejecimiento. Contrariamente a la creencia victoriana que veía en la retención del semen una fuente de salud, Brown- Séquard creía que la debilidad de los hombres de avanzada edad se debía a su reducida producción de esperma. Sus inyecciones, afirmaba, servirían para invertir el proceso y proporcionarían a sus pacientes un nuevo vigor. Su hallazgo conmocionó al mundo y fue recogido por los más importantes periódicos de la época. Médicos a ambos lados del Atlántico se lanzaron a duplicar sus prometedores resultados y a mejorar con sus propias aportaciones esos compuestos testiculares. Clínicas sequardianas de rejuvenecimiento florecieron por doquier en las metrópolis occidentales. Sin embargo nadie pareció notar una extraña coincidencia. Brown-Séquard vivía en la exclusiva Cavendish Square londinense, plaza en la que también residían afamados escritores, entre ellos el novelista escocés Robert Louis Stevenson. ¿Era solo casualidad que como el supuesto Moreau, Brown-Sequard experimentara con animales para desmayo de sus cultivados vecinos? ¿Y que como el Dr Jekyll creado por Stevenson se administrara a si mismo su propio suero? ¿Y que el resultado de aquel “ficticio” experimento fuera Mr Hyde, un ser de apariencia simiesca y comportamiento bestial similar al de los híbridos descritos por Pendrick? ¿Qué sombras vislumbró Stevenson rondando la mansión de Brown-Sequard en las noches de luna llena?

24-sep-18931Anuncio aparecido el 24 de Septiembre de 1893 en La Vanguardia.

Pero el uso de extractos de glándulas animales se extendió rápidamente y los xenotransplantes se convirtieron en la nueva moda galena sin que se prestaran atención a sus posibles consecuencias. Al filo del nuevo siglo, Jack London relató el caso del increíble rejuvenecimiento de un tal Mayor Rathbone, al que probablemente le fue administrado una versión modificada y de menor potencia del suero de Brown-Séquard. El septuagenario Rathbone recuperó casi totalmente su perdida fuerza física. Adquirió la agresividad de un veinteañero y regresó a sus inclinaciones conservadoras, belicosas y antisindicalistas que casi le permitieron alistarse en la guerra contra España y comenzar una fulgurante carrera política. Solo una idea genial de London permitió finalmente encontrar un antídoto que neutralizara el irresistible ascenso de tan funesto personaje antes de que éste pudiera alcanzar más altas esferas.

En 1903, el célebre detective Sherlock Holmes y su ayudante el Dr Watson tuvieron que intervenir para resolver otro caso similar, esta vez en Inglaterra. El asistente del Profesor Pressbury, un reputado fisiólogo, acudió a Baker Street para pedirles que investigaran su errático comportamiento así como los extraños sucesos ocurridos en su mansión: Su carácter cada vez más huraño, la inexplicable agresividad de su hasta entonces leal perro y el testimonio de la hija del profesor, quien afirmaba haber visto su rostro en la ventana exterior de su habitación… ¡en un segundo piso! Finalmente Holmes averiguó que durante un viaje a Praga, Pressbury había entrado en tratos con un tal Dr Loewesntein. Allí el profesor se hizo adicto a un compuesto desarrollado por aquel siniestro personaje, un derivado del de Brown-Séquard fabricado a partir de glándulas de colobinos, unos ágiles monos. El elixir había otorgado al anciano Pressbury una segunda juventud pero también los poderes trepadores asociados con aquellos simios así como una creciente bestialidad.

creeCaricatura del Profesor Pressbury aquejado de su condición simiesca.

(Concluye mañana).

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Cimetriz permalink
    Sábado, abril 4, 2009 4:26 am

    existen dos creaciones separadas o aisladas ,es la creacion de los seres humanos,y la de los hombres bestia ,la primera se refiere a la creacion de los espaciales, y la otra es terrenal,esto explica la biblia cuando hace referencia a dos creaciones distintas la primera a imagen y semejanza de Dios osea como seres humanos,los hizo hombre y mujer,mientras que la segunda se refiere al hombre de la tierra ,donde no hay semejanza a dios , si no el hombre es formado de la tierra ,y le da soplo de vida, y luego crea varios animales con los cuales este pudiera jugar, y despues viene la creacion de eva,esto quiere decir que el hombre terrenal estaba mas cerca a los animales que a Dios , osea los comparaba,con ellos,por lo tanto,este hombre-animal u hombre-bestia,esta por debajo de la creacion humana de Dios,osea es inferior,…

  2. Cimetriz permalink
    Sábado, abril 4, 2009 4:53 am

    Cual es la enorme diferencia de las dos creaciones,la creacion humana esta por encima osea es superior ,mientras que la de los hombres-bestia es netamente inferior,…creacion humana esta en un peldaño superior,osea es espacial,se caracteriza por el entendimiento,la razon como base,moral,por todos los valores que son dignos de humanidad,en equilibrio, intuitivos,deductivos,tienen una conciencia mayor osea se dan cuenta etc.
    En cambio en el nivel inferior,osea hombre-bestia reina la brutalidad,la fuerza bruta ante todo y no la razon ,los bajos instintos que son propio de animales,crueldad,carecen de toda humanidad,inmoralidad,todos los vicios,,placeres,sarcasmos,sadicos parecen gozar del sufrimiento ajeno,y llenos de todo perjuicio,todo indica una conciencia inferior o menor..osea no se dan cuenta .

Trackbacks

  1. La ley de su amo | Doctor Zito
  2. Prosa Inmortal | Doctor Zito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: