Skip to content

Los vírgenes brillantes

Jueves, abril 16, 2009

“Un intelectual es una persona que ha descubierto algo más interesante que el sexo,”
Aldous Huxley.

Mantenemos la imagen del nerd, del geek, como alguien de higiene intermitente, forma física lamentable y sobre todo, como alguien con una vida sexual limitada y que se inició en la práctica del coito a una edad ya provecta. Son estos clichés exagerados, propios de La Revancha de los Novatos o The Big Bang Theory (que es no es más que nerdismo para las masas), formas extremas de la ficción que sin embargo se anclan en una intuición muy extendida y que ha sido sufrida por muchos en sus propias carnes hambrientas: Que los chavales más inteligentes, ellos y ellas, son y serán probablemente los perdedores del sistema liberal sexual, que diría el Michel Houellebecq de Ampliación del campo de batalla. Pero es algo más que una intuición. Existe evidencia empírica que lo demuestra. De la misma forma que ocurre con otras actividades durante la adolescencia, como el abuso del alcohol y las drogas o la delincuencia, existe una relación inversa entre la intensidad de la actividad sexual y la inteligencia (Smart Teens Don’t Have Sex (or Kiss Much Either), Journal of Adolescence Health, 2000). De hecho, esta relación es curvilínea: Habiendo controlado por otras variables como el atractivo físico, raza, salud y oportunidades de ligoteo, los adolescentes con un Cociente Intelectual (CI) entre 80 y 95 (justo por debajo de lo estándar) son los que menos probabilidades tienen de permanecer vírgenes a lo largo de su pubertad. Un chaval con un CI de 100 (la media) tiene una probabilidad entre 1.5 y 5 veces mayor de haber tenido relaciones sexuales al llegar a los veinte años que otro polluelo con un CI entre 120 y 130. A partir de ese 100, cada punto adicional de CI reduce alrededor de un 2% la posibilidad de mojar por primera vez antes de completar la educación secundaria. Pueden verlo más claramente en el siguiente grafico, extraído del mencionado artículo, en el que en el eje horizontal se mide la inteligencia (o, mejor dicho, lo que sea que los tests de inteligencia midan) y en el vertical la probabilidad relativa de no-virginidad.

picture-2-750736

Una razón que se suele aducir para explicar este fenómeno es que los adolescentes más brillantes quieren evitar riesgos y posponen conscientemente su iniciación al sexo para salvaguardar así sus planes de adquirir más formación y obtener mejores trabajos. Pero eso no explicaría que tener una inteligencia limitada también venga en detrimento de la actividad sexual o que los adolescentes más brillantes también se inicien tardíamente en prácticas sin riesgo de embarazo o ETS como ir de la mano, besarse o el famoso petting. Las razones deben de ser otras por tanto. Porque tampoco parece demostrado que una mayor inteligencia esté asociada a un menor apetito sexual.

Así que finalmente es posible que el cliché del über-nerd sea cierto. ¿Esta la inteligencia asociada al puritanismo? En absoluto. De hecho está establecido que los ateos y los izquierdistas poseen en media un mayor CI que quienes no lo son. ¿Es la inteligencia una forma de discapacidad social? Es posible. Pero quizá sea más acertada la idea de que si aceptamos que los seres humanos tienden a buscar a parejas de similares características a las suyas propias, aquellos en los extremos de la distribución de inteligencia tienen menos de donde elegir. ¿Es la inteligencia poco sexy? Este cliché sí que parece ser cierto en tanto a qué las personas más inteligentes suelen tener físicos menos atléticos y que los estudiantes atletas parecen gozar de un mayor número de encuentros sexuales (Student athletes claim to have more sexual partners than other students, Evolution and Human Behavior, 2004). Así que es probable que Houllebecq al final tuviera toda la razón en su desoladora visión. Mientras tanto, ya hay quien para remediarlo ha creado un portal para que los geeks se encuentren entre ellos y retocen. Pero lo cierto es que aunque la explicación última de todo esto aún se nos escape -seguramente ustedes tendrán la suya propia- yo ahora comprendo muchas cosas sobre mi propio pasado.

17

7 comentarios leave one →
  1. Jueves, abril 16, 2009 8:23 pm

    Escalofriante. ¿Ya citó usted ese fragamento de Houllebecq aquí en el blog, cierto? A todo esto sólo puedo soltar una zafiedad como “joder, menudo coeficiente intelectual tengo”.

    Si todo esto es cierto, o mejor dicho, está demostrado de tal modo, es por el conformismo y estrechez de miras de los menos inteligentes, que son los que sostienen convencionalismos como que los guapos follan mejor o los intelectuales son aburridos. Y así vamos.

    Si no se le atragante Hal Hartley hay una película suya, ‘The Girl From Monday’, que toma abiertamente parte de la teoría de Houllebecq que usted comenta. No es el foco de la trama, pero tiene un papel bastante relevante.

  2. Viernes, abril 17, 2009 10:01 am

    Y no será quizá que la persona con menos actividad intelectual tiende a dejarse llevar por los instintos y concentrarse en ellos al 100 por 100? Si lo único en lo que piensas es sexo, y a lo que le dedicas más tiempo es a planear cómo conseguirlo, quizá tengas más éxito que alguien que lee todo el tiempo🙂

  3. Sábado, abril 18, 2009 5:07 pm

    Esta noche tienes una cita cinéfila en le Cine Club Charlot

  4. Sábado, abril 18, 2009 6:00 pm

    Estoy con la señorita Galore; por no hablar de las personas que entienden su cuerpo mejor que su mente, y no solo el suyo, sino también el ajeno😉

  5. etzu permalink
    Lunes, abril 20, 2009 8:24 pm

    Estimado Dr, le dire que se proponen más soluciones al enigma (creo que sugeridas en el primer articulo), una que daría por buena la cita de Huxley (el sexo y follar no son tan interesantes como casi cualquier otra cosa) y otra que se basa en que si dedicas tiempo a aprender y estudiar y entender no puedes dedicar tamto al desarrollo de habilidades sociales o del aspecto físico y que tan necesarios son para ligar. No se donde lo he leido (porque estos artículos en su día, sobre todo el del CI, me interesaron mucho), pero está por ahí, en alguna revista científica ignota.

  6. Lunes, abril 20, 2009 11:04 pm

    Lo curioso es que tembien esta demostrado que las personas mas inteligentes dedican mas tiempo a socializar con amigos. Entonces, una de dos. O como dice la Srta. Galore, no usan ese tiempo a buscar folleteo o bien son menos eficientes en la conversion de unidades de tiempo en polvos que los menos inteligentes por las razones que usted apunta quiza, o porque son menos atractivos, tal vez.

  7. Domingo, mayo 10, 2009 9:42 am

    Creo que es porque cuando son adolescentes no entienden bien las chorradas del resto de adolescentes y se ven algo fuera de sitio; luego, una vez maduran un tanto los demás, se equilibra, se encuentran mejor y las relaciones se hacen más fáciles. (Mamá de una adolescente que se aburre de que sus amigos vayan solo de compras o a cotillear o así; mala cosa, que la inteligencia y la madurez les aísle un poco a veces; pero no hay que preocuparse mucho porque luego se pasa.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: