Skip to content

Iconos femeninos

Lunes, julio 6, 2009

Sin duda, la insistencia de los medios en recoger las protestas populares tras las elecciones iraníes se debe al profundo disgusto que Occidente siente por el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. Dejando aparte la posibilidad cierta del fraude, pocas veces hemos encontrado una vehemencia y una cobertura similar en las ocasiones en que unos comicios han generado resultados más que sospechosos en otras naciones. No cabe duda de que en un afán de retroalimentar las revueltas (que ese afán sea loable o no, no importa ahora mismo), los medios han amplificado todo lo que en Teherán acontecía. Entre esos acontecimientos destaca el asesinato de la joven Neda Agha-Soltan. Como sabrán, su muerte fue filmada en video, tuiteada, tutubeada y enlazada masivamente en Facebook. Así Neda alcanzó la inmortalidad transformada en viral. Y en mártir. Porque también recordarán ustedes que aquella foto en la que aparecía bellísima y cubierta con el velo islámico dio la vuelta al mundo y se convirtió en la imagen oficial de las Protestas Electorales Iraníes™.

neda-agha-soltan_47642233

Pero si hurgamos en la memoria, podremos descubrir que el caso de Neda Agha-Soltan es uno más en la larga tradición del uso movilizador de la representación de la mujer. Una mujer que atraviesa dificultades, que agoniza, que muere, nos coloca en una posición incomoda y capaz de activar nuestros mecanismos emocionales como pocas otras. Quizá porque asociamos a la mujer a la vez con la vulnerabilidad y la fortaleza, con el futuro y las posibilidades por realizar (acuérdense de “la niña de Rajoy”). Y una mujer en terribles apuros representa una violenta desviación de ese orden natural de las cosas.

Para hablarles de tan distinguida tradición en el uso de los iconos femeninos, les invito ahora a discutir algunos poderosos ejemplos.

JESSICA_LYNCH_MIL_PHOTO_04-03-03

Según la versión oficial, repleta de personajes oscuros y contradicciones, y que posteriormente fue demostrada como falsa, la soldado Jessica Lynch fue herida y capturada por los iraquíes el 23 de Marzo de 2003 y rescatada una semana después por un comando de fuerzas especiales en lo que, a todas luces, constituyó una operación militar cuidadosamente escenificada (vean sino la oportuna bandera colocada en la foto oficial del rescate). Durante esa semana de Marzo, el cautiverio de la soldado Lynch tuvo en vilo a los norteamericanos, les unió en el esfuerzo de guerra, y con ello hizo corpóreo el personaje de William “Ol’Shoe” Schumann, el soldado atrapado tras las líneas enemigas en la ficticia guerra americano-albanesa de La Cortina de Humo (Barry Levinson, 1997). Lo único que Levinson no anticipó (quizá porque los asesores militares aprendieron algo viendo su film) fue que una mujer en peligro serviría mucho mejor los intereses propagandísticos del Pentágono.

niña omayra_sanchez[2]

Si nos remontamos hasta los ochenta, podemos encontrar otros dos ejemplos del poder icónico de la mujer como galvanizador emocional. Todos aquellos que teníamos uso de razón durante la erupción del Nevado del Ruiz allá por 1985 aún llevamos grabada a fuego en nuestra memoria la agonía de tres días de la niña Omayra Sánchez, atrapada de cuello para abajo en un amasijo de cemento y barro. La fotografía que poco antes de su muerte tomó de ella Frank Fournier, fue acusada de sensacionalista y obscena, pero también sirvió como arma propagandística contra el gobierno colombiano y su incapaz actuación durante la catástrofe.

Sharbat_Gula

Solo un año antes, la imagen de una chica afgana de tan solo trece años se había convertido en la representación universal de la Guerra Afgano-soviética. Mientras visitaba un campamento de refugiados afganos en Pakistán, Steve McCurry se fijó en los penetrantes ojos verdes de una joven que terminaría convirtiéndose en la imagen más reconocible del National Geographic. La adolescente, de nombre Sharbat Gula, llegaría a funcionar como icono publicitario-ideológico por segunda vez: En 2002, McCurry se lanzó a la búsqueda de la, hasta entonces anónima, chica afgana de los ojos esmeralda. Una vez encontrada, el evidente deterioro físico y envejecimiento de Gula en la foto del “después,” sirvió a Occidente para denuncia la situación de la mujer bajo el régimen talibán.

Pero si viajamos aún mas hacia el pasado, podemos encontrar el primer uso icónico reconocido de la mujer en el fotoperiodismo en 1936. La foto titulada Migrant mother de Dorothea Lange se convirtió en la imagen por excelencia de la Gran Depresión. La estampa de Florence Thompson, rodeada por sus hijos, que vuelven la espalda a la cámara, sus ojos perdidos, preocupados y desesperados, encapsulaba las penurias de una nación que en aquellos años pasaba hambre monda y lironda.

461px-Lange-MigrantMother02

Como casi todas las imágenes de las que hemos hablado, la foto de Lange posee su propio origen mítico, esta vez basado en un hecho fortuito: Lange aseguraba que conoció a Thompson cuando su coche se averió en mitad de un viaje y hubo de parar a pedir ayuda. Y como sucede con casi todas ellas, no se suele mencionar ningún detalle que pueda empañar el mito. Como por ejemplo que el negativo fue manipulado para eliminar el pulgar de Thompson de la esquina inferior derecha. Y tampoco se suele recordar que en realidad Migrant mother, como otras muchas, pertenecía a la larga lista de representaciones de mujeres empobrecidas, que data de antes del desarrollo de la fotografía, como demuestra su claro antecedente, Caridad (1865) de Adolphe Bouguereau. Otro ejemplo de imágenes, iconos, que buscan la movilización de las emociones –miedo, dolor, rabia- y en último término la acción.

charity

2 comentarios leave one →
  1. Lunes, julio 6, 2009 9:20 pm

    Ayer veía la versión fílmica de “Persépolis” y me sorprendió el detalle de una imagen de la Pietà como símbolo del Irán post-guerra del Golfo. Decía Castelao con respecto a la Vírgen de las Angustias, que Jesucristo siempre era retratado más pequeño que María, porque no podían imaginar a un hombre adulto en manos de su madre. En general, se trata de eso mismo: la mujer en la guerra como la madre que envía al hijo al frente. Y quien dice madre dice hija, como la niña de Vietnam. La mujer ha sido tratada simbólicamente en la guerra como la que queda a cargo del hogar y los hijos, en la retaguardia, han sido históricamente las Defensoras, y por tanto, ese sufrimiento se sirve más dañino en ellas, pues no se les supone ese lugar. Por eso las llamaban “el batallón de las sombras”.

    La historia reciente que más me ha emocionado es esta: el joven soldado de 18 años Richard Luttrell mata a un soldado anónimo del Vietcong en 1967. Se fija que el muerto lleva algo en la mano, una foto. Se pasa 33 años mirando esa foto: la del hombre que mató y su hija. Finalmente, gracias a un periódico, consigue encontrar a la niña para rogarle su perdón y devolverle la foto. El momento es brutal:

    El verdadero poder de esa foto no es el soldado en sí, es la hija a su lado. Eso es lo que atormentaba a Luttrell. En su momento, antes de devolver la foto, Luttrell la colgó en el Vietnam Veterans Memorial con un mensaje, en el que se leía entre otras cosas: “Día tras día miro la foto con tu hija y el sentimiento de culpa me quema el corazón y las entrañas.”

  2. Miércoles, julio 8, 2009 8:26 pm

    Querido Dr.,

    me ha dejado Vd. consternado con esta brillante entrada: a ver si se prodiga Vd. más, como solía hacer, con textos y argumentos de esta calidad; no sé si se me han quedado los intestinos revueltos por la cuestión que trata, o por cómo la trata (esto último, digo yo, tendrá algo que ver). Olvidó Vd. decir (o yo no lo encuentro) que es crucial la belleza de cada una de estas mujeres para convertirlas en iconos dolorosos: ¿se imaginan a una Neda no tan bella, hubiera tenido acaso la misma repercusión? Ay, este mundo convulso, contradictorio y cruel. Un abrazo desde el mediterráneo. AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: