Skip to content

A quemarropa

Martes, octubre 6, 2009

5051893009392

Tras largo tiempo solo disponible en zona 1 (aunque a ustedes, que seguro poseen reproductores listos, eso les importe poco), por fin se ha puesto a la venta en DVD en nuestro país A Quemarropa, el monumental noir que John Boorman dirigió en 1967. Una excusa perfecta para revisitar este prodigio de psicodelia, angustia existencial, fracturas del espacio tiempo y canon antiheroico. A Quemarropa es la historia de Walker, un Lee Marvin en plenitud y de presencia formidable, un hombre traicionado por todos a los que aprecia, al que todos dan por muerto, y que regresa de entre las sombras de Alcatraz para cobrar su deuda, enfrentándose a su mejor enemigo y a La Organización que le da cobertura, una corporación financiera que parece manejarlo todo. En la búsqueda de lo que le pertenece, Walker dejará un reguero de cadáveres y obtendrá el amor de una volcánica y feroz Angie Dickinson, con quien Marvin repetía dúo estelar tras The Killers, la segunda adaptación del relato de Hemingway filmada por Don Siegel tres años antes.

Point-Blank-005

A Quemarropa traza la trayectoria de un hombre enfrentado al mundo, que no puede confiar ya en nadie y que se resiste a ser marioneta de entramados arcanos, un tránsito basado en una novela de Richard Stark, seudónimo de Donald E. Westlake, quien también proporcionó el material de base para el muy similar argumento de The Outfit (John Flynn, 1973), mucho más seca y austera que la de adaptación de Boorman y protagonizada por un crudo Robert Duvall, muy alejado del taimado Hagen de El Padrino. La misión en principio suicida a la que se entrega Walker es por tanto común en el cine negro de fines de los 60 y primeros 70, no muy diferente a la de Michael Caine en Get Carter (Mike Hodges, 1971) o la de Warren Oates en Quiero la cabeza de Alfredo García (Sam Peckinpah, 1974). De entre ellas, A Quemarropa sobresale por su contemporaneidad, por su uso radical del montaje entrelazado, abrupto y simultaneo, por la recurrencia de planos especulares, de los juegos con superposiciones de sonidos y tramas, como en la magnífica escena en la que Walker irrumpe en el apartamento de su traidora esposa.

En los ecos de Walker por pasillos de dimensiones superhumanas, en el juego de voces en off y en los continuos flashbacks, resuenan los ecos del acercamiento, entre juguetón y admirado, que Godard hizo al hardboiled en Alphaville (1965), recreación a su vez de los pulp de Lemmy Caution, y en su siguiente película, Made in USA (1966), basada no por casualidad en otra novela de Richard Stark y en la que revertía los géneros (sexuales) otorgando a su amada Ana Karina el papel de Parker-Walker.

point-blank-1967

Por si fuera poco, Boorman además compone planos irreprochables, uno tras otro, mediante un uso maestro del Panavision y del color. Por ejemplo, priman los grises y los blancos en el apartamento de la mujer de Walker, construyendo un mausoleo en el que acontecerá una muerte irremediable.

Point-Blank-003

O los marrones en el apartamento del ejecutivo Brewster, en el que Dickinson, por cierto, escenifica su rechazo a convertirse en una mujer corriente y de su casa accionando a la vez todos los electrodomésticos. O en la omnipresencia de espacios achicharrados por el sol, de paisajes urbanos abrasados y desolados en los que tipos trajeados y siniestros llevan a cabo sus transacciones de papel y plomo.

lee-marvin-in-point-blank1

O tomen por ejemplo la continuidad entre la escena en la que Walker lanza un paquete repleto de billetes falsos al torrente arquetípico de Los Angeles, y el siguiente plano que une de nuevo negocios y agua. Una más de las múltiples maravillas que atesora A Quemarropa.

Point-Blank-001vlcsnap-1373017

Finalmente, Walker regresará a las sombras. Se negará a mostrarse, a cumplir su misión, a despejar la incógnita, para poder seguir siendo él mismo, o quizá para poder dejar de serlo.

1269184901_054a0f7ce2_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: