Skip to content

38 días después

Lunes, enero 18, 2010

Subirse a un avión un día de Diciembre sabiendo que durante unas semanas no te pertenecerás a ti mismo, que serás de los demás y de todos, que te ofrecerás en piezas, en fragmentos, que habrás de ponerte la careta de doctor, la de científico, la de amigo, la de potencial candidato, la de confidente, interesante, adorable, melancólico, magnético, ocurrente, sin saber que sufrirás de gripe, de empastes, otra vez de gripe, que perderás el juicio como se pierden las muelas, no sin antes ir a ver a Rodchenko y a Popova, muerta de escarlatina a los 35, tan muerta como una pelirroja de 23, aunque temas no haber pagado todavía el precio, aunque sospeches que te pusiste demasiado bien demasiado pronto, lees a Borges con fiebre, lees a Ballard con fiebre, pese a un anticlímax tras a otro, y te conviertes en el hombre que se derrite a 39, ves una de Alain Delon, una de zombis, otra de Alain Delon, otra de zombis, ves películas de Melville y de muertos vivientes hasta que el cigarrillo se coloca por si solo en la comisura de tus labios, hasta conquistar el mundo junto a tus camaradas a golpe de mordisco, aunque aprendas que envejecer no te descubre soluciones nuevas sino más bien su ausencia, y te montas en otro avión, cruzas el océano un par de veces, no tenemos su billete, señor, no sabemos de dónde viene, la vida es un anticlímax, amigo mío, todo es pura coincidencia, pierdes la fe en el destino, dejas de saber qué coño es eso, cantas Material Girl, Material Boy, una superestrella, silencio, más silencio, yacer, dormir, tal vez soñar, la taberna, el karaoke, la bolera, y cuando se acerca el final, aceleras hasta que no quepan más horas en el día, dando tumbos hasta el momento de la vuelta, hasta quedar quieto, hasta que no haya más remedio, aunque la cabeza siga girando tontamente y el mundo continúe a lo suyo sin detenerse.

Tomo aliento. No quiero ser maldito.

3 comentarios leave one →
  1. Zariel permalink
    Martes, enero 19, 2010 1:14 am

    Te mortificas demasiado. Eso te hace ser un maldito

  2. Martes, enero 19, 2010 2:35 pm

    Probablemente tenga usted toda la razon, Zariel. Pero tambien sucede que escribir textos como este es equivalente aclarar un trapo sucio con un buen chorro de agua fria.

    Y bienbenid@.

  3. Martes, enero 19, 2010 8:17 pm

    ¡Bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: