Skip to content

Noches rojas

Martes, marzo 30, 2010

Meses llevaba queriendo hablarles de Nuits Rouges (1974), el último film que rodó Georges Franju. Una curiosa revisión, a medio camino entre la parodia y el homenaje, del personaje de Fantomas y de otros folletines franceses. Locura de referencias –templarios, ladrones de guante blanco, supervillanos, zombis, mad doctors-, bella, colorida, con momentos deslumbrantes y, aunque menos onírica que Los ojos sin rostro (1960), vertebrada alrededor de la obsesión de Franju con la identidad y el rostro y de su interés político.

El hombre sin rostro, trasunto de Fantomas, es un supervillano arquetípico, con su base secreta subterránea, sus esbirros a tutiplén (que hacen las veces de oficinistas), y una habilidad máxima con el disfraz. Malvado él, roba el tesoro de los templarios y asesina a su guardián, Maxime de Borrego (sic), jefe de la orden. Su sobrino Paul investigará su muerte con la ayuda de dos amigos y de la policía, encabezada por el Comisario Sorbier, interpretado por el mismísmo Gerd “Goldfinger”Frobe. El hombre sin rostro, por razones que no se explican demasiado bien, está reclutando una legión de hombres sin alma, zombis que le ayuden en su intento de dominar el mundo. Para ello cuenta con la ayuda del Doctor Dutreuil, científico loco que sueña utilizar sus creaciones para mejorar el sistema económico.  Mientras tanto los templarios confabulan contra el hombre sin rostro para recobrar su tesoro y vengar a su maestro. Todos, Paul, sus amigos, la policía y los templarios irán estrechando el círculo alrededor del supervillano sin cara y de su felina y malvada ayudante y terminarán confluyendo en un festival pulp delicioso, en un clímax de disparos, persecuciones y peleas.

Esbirros de 9 a 5.

Nuits Rouges fue la segunda colaboración de Georges Franju y Jacques Campreux, quien además interpreta al hombre sin rostro. Ambos amaban profundamente el cine mudo y en especial los folletines franceses de principios del siglo XX. A Campreux le venía de sangre, no en vano era el nieto de Louis Feuillade, el mítico director francés creador de los seriales del justiciero Judex (1916), readaptados en 1963 por Franju con la ayuda del propio Campreux; de los maestros ladrones de Les Vampires (1915) que encumbraron a Musidora como icono cinematográfico, y sobre todo de Fantomas (1913-14), ladrón de guante blanco creado en 1911 por Marcel Allain y Pierre Souvestre. Todos estos héroes y villanos pertenecían a su vez a un largo linaje cuyo miembro más ilustre era el Arsene Lupin creado por Marcel Leblanc en 1907, un linaje que se retrotraía aún más atrás en el tiempo hasta Rocambole, creado por Pierre Alexis Ponson du Terrail en 1857. Todos estos personajes prefiguraron en cierto modo los supervillanos y los superhéroes que nutrieron la ficción del siglo XX, tanto en los seriales radiofónicos y los comics (vean el evidente parecido de La Sombra con Judex), como en la ficción de espías, que se convertiría en piedra angular de la cultura popular a partir de James Bond.

Judex (1916) vs La Sombra (1930).

En un primer momento, Franju y Campreux querían repetir su experiencia con Judex y readaptar Fantomas, cuyas aventuras habían sido ya llevadas al cine tres veces durante los 60 con resultados algo tragicómicos por André Hunebelle, con Jean Marais como protagonista y Louis de Funes dándole la replica cómica. Los films de Hunebelle eran puro pop.coloridas historias de espías y villanos aunque en último termino bastante sosos y no demasiado entretenidos, por lo que han envejecido mal. Franju y Campreux querían por el contrario recuperar el terror que el original de Feuillade había inspirado en las primeras generaciones de espectadores, aunque finalmente el proyecto no pudo llevarse acabo por el elevado precio de los derechos del personaje. Como solución, Campreux creo su propio folletín, una mezcla de todas las ficciones que había devorado desde niño:  Los seriales de la Republic Pictures de los 30 y 40,  Spiderman o Lon Chaney Sr,  el Hombre de las Mil Caras. De ahí el evidente homenaje que Nuits rouges le hace al Chaney de El trío fantástico (Tod Browning, 1925) cuando el malvado criminal se disfraza de anciana, o el que se hace al Hombre Araña cuando el hombre sin rostro lanza puñales de la manga contra sus enemigos.

El Hombre de las Mil Caras vs El hombre sin rostro.

El resultado fue un guión mucho más jocoso y descerebrado que los psicológicos folletines franceses de primeros de siglo y que transitaba más por las regiones del pulp que por los malsanos y tenebrosos márgenes en los que se ubicaban los anteriores films de Franju. No nos engañemos: una gozosa excusa para enhebrar una serie de estupendas set pieces. Como resultado, Nuits rouges tiene un ritmo muy irregular y descompensado. Pero eso es algo a lo que también contribuyen dos curiosidades que rodean a la película. En primer lugar, el folletín de Champeux se usó para rodar al mismo tiempo una mini serie de ocho capítulos en 16mm y la película en 35mm. Los actores y los decorados fueron los mismos. Nuits Rouges era por tanto la condensación de un material pensado para llenar 7 horas. La segunda curiosidad fue el robo de algunas latas de film en el trayecto desde Belgrado, donde se filmaron los exteriores, hasta París. El robó terminó mutilando seriamente a la película en términos de ritmo y coherencia.

Pareja del mal.

Ahora que han leído ustedes hasta aquí (gracias), les invito a disfrutar de un juego visual. Porque otra fascinante propiedad de Nuits Rouges es que, pese a utilizar material ajeno, Franju consiguió verter en ella sus intereses y su impronta, hasta casi el punto de reciclarse a si mismo. Comprobémoslo.

Por un lado, la película comienza con el Doctor Dutreuil practicándole una operación a uno de sus futuros zombis, en una escena que parece casi calcada de aquella en Los ojos sin rostro en las que el Doctor Genéssier intentaba restituir la belleza de su amada hija Christiane implantándole el rostro de jóvenes a las que asesinaba.

Y no solo en su comienzo. El plano final de Lo sjos sin rostro, en el que Christiane se adentra como un fantasma gótico en el bosque rodeada de palomas, es análogo al último plano de Nuits Rouges.

Pero aparte de esta reutilización de sus propios materiales, Franju demuestra constantemente su obsesión con el rostro, como bien señalaba Rrose en este estupendo post. Casi todos los personajes esconden su persona, casi todos están enmascarados. El hombre sin rostro, los ojos sin rostro, un villano sin cara, capaz de adoptarlas todas, de ser cualquiera de nosotros, como Lon Chaney Sr. Mil caras y ninguna.

O como su ayudante, vestida de cuero, cubierta con un antifaz y que se desliza por los tejados como la ladrona Irma Vep en Les Vampires, o como Diana en Judex.

Irma Vep (1915) vs Diana (1963) vs La Femme (1974).

Sin olvidarnos de los templarios, personas normales, contables, hombres de negocios, con una doble identidad, que se reúnen en conclaves secretos cubiertos con máscaras y túnicas.

Y finalmente, los hombres sin alma, una misma careta, un ejército de esbirros de rostro idénticos y que protagonizan la escena más emblemática del film.

Es aquí, en medio de este festival de ficción y pulp, donde Franju nos lanza finalmente un torpedo político. En línea con el zombi pre-Romero, los ejércitos de hombres sin voluntad que el Doctor Dutreuil está creando serán utilizados como mano de obra esclava, como lumpen zombi que guardar y meter en cajas según sean o no tiempos de crisis. Aterradoramente actual.

“Míralos. Son la solución del futuro. Para la industria, para el ejército. No más desempleo ni gastos sociales. En caso de recesión económica, de nuevo a la caja. Y les sacamos de ella cuando las cosas mejoren. Tienen un mantenimiento mínimo. ¡Toda fábrica podría contar con su propio suministro! Lo mismo con el ejército. ¡No haría falta movilizar a nadie! Silos de humanos a lo largo de las fronteras.”

5 comentarios leave one →
  1. Narciso permalink
    Miércoles, marzo 31, 2010 2:33 pm

    Me pones los dientes largos. ¿Esto está editado en castellano, en dvd? ¿Se puede conseguir por otros medios? Aunque sea sin pagar, no nos pongamos tiquismiquis😉

  2. Miércoles, marzo 31, 2010 4:07 pm

    Nuits rouges esta editada junto con Judex en un pack doble en la serie Masters of Cinema. Muy recomendable. En castellano no se si esta, pero seguro que en una busqueda por los canalillos habituales encuentra la peli y unos subtitulos (como minimo en ingles).

    Y bienvenido!

  3. ssaban permalink
    Viernes, abril 9, 2010 2:29 am

    Nunca antes habia visto doctor who.
    La primera mitad del capitulo me ha parecido entrañable, con esa estructura de cuento y esa protagonista tan salada, y ha conseguido atrapar mi atencion.
    Pero luego han empezado a ocurrir cosas raras, licencias sinsentido que hoy en dia resultan absurdas y ridiculas (20 minutos, una cam y un movil…a nivel mundial?). Son cosas que veo en una serie de los 80 y digo, bueno, vale, ingenuos, pero ¡¿en un argumento para ser consumido en 2010?!
    Es inaceptable. Eso le ha hecho perder enteros cpmpletos.
    Asi que no se si seguire viendola; me han gustao ciertas cosas, pero con el resto no me dejo timar.
    Supongo que pasare: bye, bye Docta´!

  4. Viernes, abril 9, 2010 10:17 am

    Pues lo seitno, ssaban, porque creo que se estara perdiendo una serie con un fenomenal sense of wonder por culpa de la tirania de la plausibilidad. El doctor puede hacer todas esas cosas que le parecen absurdas, es solo cuestion de ser lo suficientemente generoso como para creerselo. LA recompensa es un personaje que te puede llevar a cualquier punto del tiempo y del universo.

    Y bienvenido!

Trackbacks

  1. La ley de su amo | Doctor Zito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: