Skip to content

La hora del undécimo

Lunes, abril 5, 2010

El video que pueden ver sobre estas líneas contiene los títulos de crédito de “The Eleventh Hour”, el primer episodio de la nueva temporada de Doctor Who, la quinta desde que el Doctor resucitara, también en fechas de Semana Santa, hace un lustro. Como les decía días atrás, esta nueva secuencia de episodios introduce un recambio en el papel del Señor del Tiempo, encarnado ahora por Matt Smith. Y el resultado, pese a algunas dudas primeras, ha sido tan estupendo que nos hace mirar al futuro de la serie con gran regocijo y expectación.

La TARDIS aterriza en el jardín de una casa cualquiera de Inglaterra con el nuevo Doctor aún desorientado, acostumbrándose a su nueva apariencia, y es encontrado por una niña escocesa, Amelia Pond, que le pide que arregle una misteriosa grieta que ha aparecido en la pared de su habitación y de la que escucha salir voces. Al parecer, una criatura, el Prisionero Cero, capaz de adoptar cualquier forma física, se ha escapado de una prisión transdimensional y se ha escondido en algún lugar de la casa de Amelia. El Doctor promete regresar en cinco minutos pero lo hace catorce años después. Y al hacerlo se encuentra que Amelia, ahora Amy, ha crecido bellamente y se ha convertido en una mujer de armas tomar, algo a lo que ha contribuido que durante ese intervalo de tiempo varios psicólogos se esforzaran en convencerla de que aquel individuo desaliñado que se apareció una noche en su jardín solo vivía en su imaginación. Sin un respiro, los Atraxi, la raza alienígena que persigue al Prisionero Cero, amenaza con destruir La Tierra si no se les entrega al fugado, y el nuevo Doctor y su nueva compañera tendrán solo veinte minutos para encontrarle y salvar el mundo de la destrucción. Y todo ello mientras el Doctor encuentra una nueva personalidad, una nueva TARDIS, un nuevo destornillador sónico y una nueva vestimenta.

Las dudas iniciales sobre esta nueva temporada y sobre la capacidad de Matt Smith se debían en gran medida a la alargada sombra de su predecesor, David Tennant, considerado como el mejor en toda la historia de la serie. Una herencia muy complicada de olvidar. Pero Smith no se arredra y sale más que airoso del desafío. En los primeros minutos le vemos balbuceando y atontado y, para ser sinceros, el pobre parece un tarado mental. Poco a poco, a medida que el personaje va despertando y va encontrándose a si mismo literalmente, termina haciéndose con el papel hasta imponer su presencia y colocarse en el panteón de honor junto al resto de Doctores. Más jovial, menos grave y caracterizado con un look Geek-chic, el undécimo doctor ha venido para quedarse.

Entre las sorpresas de este primer episodio está sin duda el personaje de Amy, interpretado por esa preciosidad pelirroja llamada Karen Gillan, su nueva compañera de viajes. Directa y franca, algo paranoica, y la más abiertamente sexy de las que hasta ahora han sido. No en vano su traje de policía con minifalda y su insistencia en no dejar de mirar mientras el doctor se cambiaba de ropa han despertado la furia de los pacatos. Y es que Steve Moffat, el nuevo responsable de la serie, es un viejo zorro. No solo por su habilidad perfilando a los personajes, sino también por cómo va sembrando pistas de continuidad, por un lado con la anterior etapa, haciendo que el Doctor continúe utilizando alfunas frases emblemáticas, pero también arguméntales, que consiguen que esperemos con ansia el siguiente capítulo. Como ya ocurría en la etapa de Russel T Davies, Moffat va dejando indicios sobre el arco que abarcará esta temporada. Por ejemplo, el Prisionero Cero menciona algo sobre que “Pandorica se abrirá” y que entonces “se hará el silencio”, lo que se relaciona a su vez con la grieta en la habitación de Amy. Pero también en término de la relación entre los personajes, esbozando un triangulo amoroso: Al final del episodio, Amy insistirá en que el Doctor la devuelva a casa no más tarde del día siguiente y en el último plano veremos que ella guarda un vestido de novia en el armario. Parece que, para variar, esta vez será al Doctor quien terminará con el corazón roto.

Los próximos episodios prometen una visita a un Londres durante la Segunda Guerra Mundial y en la que el Doctor y Amy se toparán con Churchill y los Daleks, y un viaje a una Venecia plagada de vampiros. Allí estaremos para verlo.

2 comentarios leave one →
  1. Sábado, octubre 9, 2010 12:32 am

    ¿No te recordó muchísimo la relación entre el Doctor y Amy a la que se establecía entre éste y Amy, al menos en principio? La temporada fue algo irregular, aunque episodios como el de Van Gogh bien valieron todos los de relleno (L). Por otra parte, me ha encantado que a nivel técnico todo tenga un aspecto muy cinematográfico, nada que ver con los primeros episodios de Eccleston (¡horror! parecía los comienzos de Buffy).
    Me encantaría conocer su opinión sobre las Cazavampiros, Whedon y toda la pesca, puestos a saber. Un placer leerte de nuevo🙂

  2. Sábado, octubre 9, 2010 11:39 am

    Hola, Brian, encantado de tenerle por aqui.

    Confieso que no m ehe acabado de ver la temporada. Curiosamente el de Van Gogh me parecio un capitulo muy flojo, muy de relleno, pero en general la temporada me esta gustando bastante, mas los personajes y la relacion entre ellos y la factura tecnica como dices, que las tramas en si (el capitulo de los angeles de piedra estaba un poco desaprovechado)

    Buffy la vi a trozos en su momento. No me mata, lo siento. Pero me parece muy bien que exista y tenga sus fans, pos supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: