Skip to content

La residencia

Martes, agosto 17, 2010

(El siguiente post puede leerse como un adenda a A change of mind, mi análisis del duodécimo capítulo de El Prisionero, aunque también puede leerse independientemente.)

El pasado fin de semana visité a los Tio Zitos en su retiro en la Ciudad Amurallada. Octogenarios ya y con pocas ganas de limpiar, cocinar y organizar su vida por ellos mismos, temerosos de encontrarse solos y desatendidos en un momento dado, los Tio Zitos optaron hace unos años por dejar su agradable pisito y se mudaron a un Centro de Cuidados Continuados (CCC), una modalidad de residencia geriátrica no demasiado común dado su elevado precio. Allí fuimos a visitarles, a llevarles un día por el campo para traerles después sanos y salvos.

Los CCCs son pequeñas urbanizaciones, lugares vallados donde los ancianos viven en Unidades Habitacionales Unifamiliares (UHU), bungalows con la decoración fría y neutra de las habitaciones de hotel, dotados de las Prestaciones Asistenciales Necesarias (PAN) que requieran sus minusvalías: Baños adaptados, cocinas seguras, llamador junto a la cama e incluso teléfono con enormes teclas. Cada una de las UHU tiene un número asignado (el de mis tíos es el 1, por supuesto), y en la ventana junto a la puerta cuelgan las fotos de sus ocupantes con sus nombres debajo. Gozan de jardín y césped, por delante y por detrás de la minivivienda. En el complejo hay hilo musical las 24 horas, música de ascensor para amenizar los paseos hasta el centro comunitario en el que los ancianos comen a horas establecidas, juegan a las cartas, se oficia misa los domingos y donde reciben las PAN médicas como fisioterapia y asistencia psicológica. Cada dia se les despierta a una hora determinada, se les limpia la habitación, se les hacen las camas, se establece periodicamente su estado físico y mental. El logo del centro lo preside todo, puede verse por doquier, en felpudos, mobiliarios, furgonetas, aparatos, papeles. Por todas partes.

Los CCCs son por tanto la versión amable y jubilada de lo que el sociólogo Erving Goffman llamaba Instituciones Totales y Michel Foucault Instituciones Disciplinarias. Centros que aglutinan y totalizan las experiencias del individuo, del jubilado en este caso, sometiéndole a unas reglas que alcanzan y organizan toda su actividad diaria que es ahora gestionada, no vivida. Se borra su pasado, se redefine su identidad, en este caso reubicándolos en una UHU despersonalizada, por la que el paso del tiempo no ha dejado recuerdos ni rastros como en su hogar “de toda la vida”. Escuelas, hospitales, prisiones, cuarteles, manicomios son otros casos de instituciones totales. En nuestra era, los CCCs y los centros comerciales son los nuevos ejemplos (a veces se unen ambos pues los viejitos hacen visitas organizadas al mall local). Estos centros, aún escasos en Europa, están proliferando en Estados Unidos donde cohabitan con otras comunidades para prejubilados opulentos.

La Tia Zita nos contaba durante la comida que su CCC está organizado por colores. Cada pabellón tiene el suyo. En el crema, el color más melifluo, se encuentran los que ella llama Los Asistidos, los ancianos con Alzheimer, los que no pueden valerse por si mismos, y en ese nombre resuenan ecos de Los Agudos y Los Vegetales, los internos más graves en el manicomio de Alguién voló sobre el nido del cuco (1962), la celebérrima novela de Ken KeseyLos Asistidos son la cara menos agradable, la que nunca ves en las visitas, y de la que los Tio Zitos son conscientes a medias, porque saben que pueden terminar en ese pabellón crema algún día.

“La residencia no es el mejor sitio para hacer amigos,” nos dijo la Tia Zita al final de los postres.

2 comentarios leave one →
  1. Miércoles, agosto 18, 2010 7:30 am

    Parece una mezcla entre “Arrugas” de Paco Roca y “Noches de cocaína” de Ballard. Un saludo.

  2. Miércoles, agosto 18, 2010 10:18 am

    Es una muy buena descripción, Don Julito.

    Encantadisimo siempre de verle por aqui!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: