Skip to content

Felipe y Letizia: Una historia Tam-Tam-Go

Jueves, noviembre 18, 2010

Un fotograma de Homenaje a Catalunya de Alberto Gonzalez.

En mayo de 1977, los sociólogos Silvio Martinez Turón y Julio Feo diseñaron y realizaron una encuesta preelectoral de cuya batería de preguntas y resultados nunca llegaron a hacerse públicas tres cuestiones. Una de ellas preguntaba a los encuestados si preferían que España fuera una república o una monarquía. La opción republicana recibió un 75% de respuestas favorables. Sin embargo, más de tres décadas después Campechano I ostenta la corona y de soñar sobre una república, los españoles parecen más inclinados a imaginar cómo hubiera sido la Tercera de no haber perdido la Guerra Civil que sobre cómo hacer para instaurar la Cuarta.

A ustedes la conmoción ya se les habrá pasado en este punto, pero en mi aún reciente visita a la Madre Patria quedé conmocionado al ver las promos de Felipe y Letizia: Una historia real, entre pausa y pausa publicitaria de Sálvame. La serie desplegaría en su emisión niveles de memez inusuales, de diálogos melosos y demenciales que la llevaban al borde de la parodia consciente, especialmente si nos fijamos en el personaje de Campechano I interpretado por Juanjo Pugicorbé, primer ejemplo de un monarca que actúa como alivio cómico. Por supuesto, no es sorprendente, todo esto no pareció importar a sus más de cuatro millones de espectadores. Pero yo seguía preguntándome ¿Por qué tanta publicidad? ¿Por qué una serie así? ¿Por qué ahora? ¿Por qué?

El dato que les ofrezco más arriba, obtenido en plena Transi, demuestra esa opinión tan extendida y susurrada de que España, más que monárquica, es juancarlista. Ese apoyo incondicional a su figura se sustenta sobre la narrativa mítica de su actuación como timonel durante la Transi y como ancla durante el 23-F. En cambio el Príncipe Felipe, carente (como todos nosotros) de cualquier épica, no las ha tenido siempre consigo. Alabado siempre por su guapura y apostura, la idea de su ascenso al trono llegado el momento no provocar más bien tibieza entre la población española, algo que se ha agravado en los últimos años con su antipática decisión en 2002 de construirse una residencia propia, el famoso Pabellón del Príncipe, de medidas y costes muy amplios, decorado para más inri con un dudoso gusto rústico-real, o con el secuestro judicial de la famosa portada de El Jueves. Todo eso, junto con la reforma constitucional que será necesaria para que Leonor pueda suceder en el trono a su padre de aquí a mediados del siglo XXI, consiguió que los españoles, aunque sin cuestionarla demasiado, dejaran de ver a la monarquía como una institución incuestionable y no sujeta a las leyes terrenales. Incluso parecía que el entusiasmo juancarlista quizá no sobreviviría demasiado al fallecimiento de Campechano I.

No es la realidad aunque sea una imagen de Felipe y Letizia: Una historia real.

Es ahí donde entra Felipe y Letizia: Una sitcom real. La estrategia, el propósito, consciente o no, ofrecida o demandada, estaba más o menos clara. Preparar, allanar el camino en el corazón de los españoles para el ascenso de Felipe VII dado el estado de salud, incierto y dudoso, de su padre Campechano I. ¿Cómo? Qué mejor que utilizar la de ensalzar el lado humano y emocional de un personaje que aunque de evidente porte y percha, siempre ha sido resultado algo frío y distante. La estrategia de la princesa Sissi, la de centrarse en la chica en esa chica llamada Letizia, la Romy Schneider, la Grace Kelly española, que soñaba ser periodista y que terminará siendo reina. La historia de amor, cercana, verdadera y normal. Un romance Tam-Tam-Go. Te di todo mi amor arroba arro punto com, y tu me arroba arroba robado la razón.

Otros países comienzan a revisar su historia reciente mediante la ficción. Películas como la alemana Die Baader-Meinhof Complex (Uli Edel, 2008), las italianas Romanzo Criminale (Michele Placido, 2005) o Il Divo (Paolo Sorrentino, 2008), e incluso la argentina El Secreto de sus Ojos (Juan José Campanella, 2009), tratan sobre periodos oscurísimos, sobre temas como el terrorismo, la corrupción, la guerra sucia del Estado o los golpismos. En Estados Unidos, otros se centran en explorar su presente más inmediato, las consecuencias de la crisis como en The Girlfriend Experience (Steven Soderbergh, 2009) o el auge del nuevo capitalismo como en The Social Network (David Fincher, 2010). Todos ellos con los problemas, las contradicciones y las inmediateces de un ejercicio así pero al mismo tiempo con valentía. En España no. En España apenas tenemos El Lobo (Miguel Courtois, 2004), la valiente Amar en Tiempos Revueltos y una entrevista al Señor González (ah, bueno, que eso no es ficción). En España el pasado parece protegido por escudo de fuerza que no es posible penetrar. El pasado es un animal del que nunca se encuentran restos de la Guerra Civil en adelante. En España miramos a Felipe y Letizia, nos colocamos las anteojeras y seguimos rumbo al futuro.

Actualización.

Buenas personas señalan amablemente que esta entrada tiene cierto tono conspiranoico, tono que yo no pretendía al escribirlo (prefiero no detenerme a pensar qué dice eso de mi). Para avivar esa visión les recuerdo que Joaquín Oristrell, el guionista de la serie, dijo aquí que él hizo una comedia romántica pero que Telecinco vendió otra cosa.

Y también aprovecho para añadir a la magra lista de ficciones patrias que indagan en nuestro pasado más oscuro la novela-ensayo de Javier Cercas titulada Anatomía de un instante (2009), que confieso no haber leído pero de la que gente de bien habla estupendamente.

2 comentarios leave one →
  1. Joel permalink
    Viernes, noviembre 19, 2010 1:20 am

    No tengo la menor idea de si la teoría de “allanar el terreno” para un futuro incierto y cercano es real, pero si me parece 1 – la más lógica, por un lado; 2 – la más rebuscada, por el otro. A pesar de todo, la sitcom me pareció penosa y tremendamente mal interpretada por absolutamente todos los actores que participaron en ella. Tal vez la culpa no fuera de ellos ya que interpretar a alguien desconocido es un tiro en el vacío, pero, para mí, la sobreactuación estuvo presente a lo largo de las dos partes de la mini-serie. En lo que dice respeto al cariño que los españoles le tienen a la monarquía, no se que se piensa en los demás hogares españoles pero, en el mío (por ejemplo), se le tiene un enorme cariño al Rey, Príncipe y Reina (que no a Leticia). Por mi parte, Leticia me cae genial.
    Tal vez mirar al pasado sea un error y por eso no se quieran recordar tiempos tan malos y felizmente transcurridos. No digo que no fuera bueno ver lo bien que vivimos ahora, que nos recordaran lo malos que fueron aquellos tiempos y cuanto nos quejamos ahora por bien menos (sin generalizar, que hay mucha gente viviendo muy mal hoy día).
    Termino diciendo que cada vez me gusta más este blog. Lo que se encuentra por Internet.

    P.S. Me complace de sobremanera que admitas sin temer (o que, al menos, lo des a entender) que, como yo, ves Sálvame.

  2. Sábado, noviembre 20, 2010 1:22 pm

    Estimado dr Zito, al reportero intrépido y a mí nos ha gustado mucho leer una opinión más detallada sobre aquello que entretuvo el arrocito abanda. Comparto su teoría, nada conspiranoica, y estoy de acuerdo en que en España se quiere al rey, al presente, y no a la monarquía. Y tengo pruebas: cada vez que me he declarado en fervoroso favor del advenimiento de la República III (¿sería de verdad la Cuarta?) mi mamá, muy española y de su generación y, por tanto, muy representativa de la opinión general, me dice: “Ay, con lo majo que es el Juanca”; y tiene razón: si no, que se lo pregunten a Paloma San Basilio.

    Aunque, ¿por qué no? ¿No les metieron en UK varias que mostraban las mejores virtudes de Lady Di, antes de su muerte, y sin necesidad de lavar su imagen?

    Yo creo que todo esto son montajes de la casa Disney: las niñas ya no sueñan con ser princesas ni con tirarse al rey.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: