Skip to content

Payasos y espirales

Sábado, septiembre 8, 2012

Hola. Es raro. No suelo hacerlo. Pero hoy me acordé de ti dos veces. Vi un anuncio antiguo de cereales, protagonizado por un payaso, en blanco y negro. El payaso metía su cuchara en un bol repleto de copos intentando hacerlos parecer deliciosos. Pero no era nada apetecible. Su voz era falsa y estridente. Daba miedo. Ese miedo que me enseñaste a tenerle a los payasos. Después leí un manga de Junji Ito titulado Uzumaki. Los habitantes de un pueblo de Japón se vuelven locos. Comienzan a ver espirales por todas partes. Se obsesionan con ellas. Constriñen sus cuerpos hasta morir convertidos en una espiral humana, con los pies introducidos en sus bocas.

Tras la sorpresa me he dado cuenta de que te he recordado como la persona que ya no eres. A la versión de ti que aún permanece en mi memoria le gustan los payasos, las espirales, coser botones a los bolsos y colorear mandalas. Pero es seguro que los payasos ya no te dicen nada, que hace tiempo que perdiste el interés en las espirales y que has perdido la cuenta de la última noche de verano en la que intentaste vencer el insomnio coloreando. Es posible que ahora te gusten los calcetines de rayas, o las ranas de peluche o que hayas descubierto una pasión inusitada por el aeromodelismo. La persona cuyo recuerdo guardo ya no existe. Es, como me decía Emea una vez, el cuadro de alguien muerto, un cuadro en un caserón vacío, con su placa y sus fechas. Un retrato desactualizado, una proyección caduca y por tanto inútil. Sé que yo también soy el retrato de alguien muerto colgado en otros caserones. Sé que en uno de esos cuadros se me retrata como un muchacho todavía sin barba, que hace mal la colada y que tiene miedo a los aviones. Ese mismo miedo que tu me enseñaste a perder.

Mierda. Ya van tres veces.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Jueves, octubre 4, 2012 9:00 am

    Siempre me acuerdo del episodio de Evangelion en que un Apostol se comunica con Shinji a través de su memoria y se le aparece como una sombra de sí mismo en un vagón de tren. “Soy el Shinji que vive en tu cabeza, Hay un Shinji en la memoria de cada persona que has conocido de la misma manera que hay una copia de cada una de ellos en la tuya.” En realidad siempre interactuamos con esa persona que creemos que es el otro, que a menudo no es quien es realmentye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: