Skip to content

Va a haber resurrección

Viernes, mayo 9, 2014

muertos

Al entrar en mi despacho hace unos días me topé con un panfleto. Alguien lo había deslizado por debajo de la puerta. Debió de volar al abrirla y quedó escondido tras ella, en un rincón. Solo lo vi cuando quise hacer una llamada y tuve que levantarme a cerrarla (en este punto creo importante señalar que tengo colgado un poster de los de I want to believe como el que tenía Mulder colgado detrás de mi puerta). Y allí estaba, esperando. Desde entonces siento que me vigilan. Quizá sean cosas mías. No en vano estoy leyendo El año de la plaga de Marc Pastor a tragos lo más grande de los que soy capaz. Su relato de invasión de ultracuerpos en la Barcelona moderna, con esos camiones llenos de eucaliptos atravesando la Ronda de Dalt y esos clones vegetales acechantes en las cuestas de Nous Barris puede haber inoculada cierta paranaoia.  ¿Será posible que los muertos vuelvan a vivir? ¿Sí? No sé. Tal vez. Terror zombi. Edificios empapelados con anuncios del nuevo disco póstumo de Michael Jackson. Difuntos resurrectos en el planeta Júpiter, la “idea Toynbee”,  la que obsesionaba a aquel hombre anónimo que las escribía en planchas de asfalto que luego adhería a las calles de Philadephia. Cuando consiguo tranquilizarme trato de imaginar a la persona que vino hasta aquí para dejarme esto. Un hombre con algo de sobrepeso y pantalones de pinzas o una mujer de pelo canoso y corto con un bolso cruzado en bandolera que subió cuatro pisos (el ascensor tiene llave para que no lo utilicen los alumnos), que atravesó el pasillo gris de hospital en el que se ubica este departamento, mirando los nombres que titulan las puertas, seleccionando en cuáles colar su mensaje, dejar su semilla, hasta la llegar a la mía. Entonces se agachó. Le costó agacharse. Y fiu. O puede que nó. Quizá haya sido un colega. Seguramente podemos descartar al profesor que dicen es a la vez del OPUS y del PSOE. Bastante tiene con ser él mismo. Pero quizá sí fue la loca que gusta de gritar a los estudiantes. O el profesor que obliga a los alumnos a comprar su mediocre libro. O el que meaba con la puerta abierta cuando la oficina de las secretarias estaba frente al servicio de caballeros.

Abro el dítpico. “Va a haber resurrección”. Lo pone en la Biblia (dicen).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: