Skip to content

La gran evasión veraniega (I): The wooden horse

Lunes, agosto 17, 2015

tumblr_nt3baoAlD31qz9ut1o1_540

The wooden horse (Jack Lee, 1950)

Aunque ya se habían estrenado con anterioridad películas que abordaban la situación de los prisioneros de guerra durante el reciente conflicto mundial, The wooden horse tiene el honor de inaugurar el subgénero del cine de fugas. Como otras tantas que vendrán, su trama se basa en una historia verdadera, esta sucedida en el Stalag Luft III, donde también se desarollarían los hechos en los que se basaría la novela La gran evasión (1950) y por tanto su celebérrima adaptación cinematográfica. El caballo de madera del título es en realidad el potro de gimnasia que vemos en la imágen y que servía para ocultar la entrada del tunel que los prisioneros iban cavando pacientemente mientras los internos se ejercitaban con el potro en el patio del campo. En esos minutos el zapador escondido bajo el potro aprovechaba para excavar un poco mas y al terminar tapaba con arena la trampilla para no dejar huella.

Dejando de lado lo curioso del plan de fuga, The wooden horse es un film estimable por muchas razones pese a lo muy paupérrimo de su presupuesto, algo que se ve sobre todo en lo “caseros” uniformes que llevan los nazis. Esta rodado con un pulso envidiable. Mantiene la tensión en todo momento ante el posible descubrimiento del plan por parte de los captores nazis o por el posible derrumbe del tunel. Además introduce los elementos arquetípicos que iremos viendo en el cine de fugas británico. Por ejemplo, los comités de fugas que presididos por el oficial de mayor rango sancionan y aprueban los intentos. Pero sobre todo sirve de introducción a la actitud “stiff upper lip“. Es decir, todos son oficiales de impecables maneras, elegantes dentro de sus posibilidades, afectados en su hablar, con pipa y pañuelo al cuello y con un sentido del deber a prueba de bombas. Esa actitud arrogante, autosuficiente y presuntamente civilizada seía llevada a su máxima expresión por Sir Alec Guinnes en El puente sobre el Rio Kwai.

Y cuando crees que la premisa del caballo de madera no va a dar para más, la película te sorprende con un giro. Su segunda parte se desarrolla fuera del campo de concentración y narra las tribulaciones por tierras alemanas de los dos oficiales que se han escapado, buscando una manera de escapar, primero por tren y luego por barco, buscando contactar con marineros suecos en tugurios de mala muerte, alojados en hoteluchos donde todas las miradas son sospecha. La sensación de opresión, peligro y angustia es constante, redondeando así una pieza que aunque sin tener dobleces de ningun tipo y con un desarrollo de personajes más simple que otras que veremos, es un estupendísimo entretenimiento.

2 comentarios leave one →
  1. Álvaro. permalink
    Lunes, agosto 17, 2015 11:41 pm

    Pinta muy bien este ciclo. De momento, acabo de ver The Wooden Horse. Muy maja.

    • Martes, agosto 18, 2015 12:24 am

      Muchas gracias, un placer. Permanezca en sintonía que vendrán aún mejores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: