Skip to content

La gran evasión veraniega (IX): El cabo atrapado

Viernes, agosto 21, 2015

tumblr_nt3b7u1CId1qz9ut1o1_540El cabo atrapado (Jean Renoir,1962)

En 1937, Jean Renoir filmaba La gran ilusión, una de las grandes obras de la cinematografía francesa y mundial en la que narraba la historia de un grupo de prisioneros franceses en un campo de concentración alemán durante la I Guerra Mundial. La película se centraba por un lado en resaltar las diferencias de clase entre los reclusos y por otro la libertad como una urgente necesidad humana. En 1962 Renoir revisitaría estos mismos temas con El cabo atrapado, esta vez ambientada en la 2ª Guerra Mundial, con un añadido fatalismo que impregna a los personajes, el fatalismo de un ejercito que ha claudicado casi de inmediato al blitzkrieg nazi sin apenas oponer resistencia, el fatalismo de un país colaboracionista y ocupado.

La trama se centra en las continúas tramas del cabo del titulo – interpretado por Jean-Pierre Cassel, padre de Vincent Cassel– y su amigo del alma Bacholet por escapar. Varias veces, acompañados por otros prisioneros, amigos finalmente, con los que se irán encontrando hoy en un campo, mañana en otro. Pese a lo cómico de sus intentos -como el salto del muro o la escena del funeral o la del viaje en tren- el film tiene sus momentos amargos, porque al contrario que en tantas produccione anglosajonas, queda claro que la vida en un campo de concentración aleman era bastante indigna y que los prisioneros no eran un escuadrón homogéneo de oficiales dignos y altivos sino una masa de hombres asustados y hartos de su cautiverio, algunos pobres, otros ricos, unos campestres, los otros urbanos.

El cabo atrapado brilla por su humanismo, evidente en los absurdo de los diálogos, casi cadáveres exquisitos, por personajes que se dejan llevar, que hablan de poesía, que imaginan ser libres, estar en un café, pasear por la calle de su ciudad, que fabrican ficciones de todo tipo menos prolijos planes de fuga, porque esa es su manera de sobrevivir. Fugarse al fin y al cabo es algo que sucede o que sucederá mañana. Resulta también enternecedor el breve romance del cabo con la hija de la dentista a la que acude cuantas más veces mejor. Y es que Renoir sabe combinar perfectamente lo cómico con lo grave y al final nos queda un regusto mezclado porque reconocemos que todos somos prisioneros y que hemos de perserverar en nuestros intentos de escapar, por modestos, insensatos o futiles que sean.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: