Skip to content

Cuando el diagnóstico era social (y XII): Titicut follies

Miércoles, noviembre 11, 2015

tumblr_nw4pys0FzK1qz9ut1o1_540

Titicut follies (Frederick Wiseman, 1967)

Pese a las mejoras supuestamente introducidas en las instituciones psiquiátricas norteamericanas, los años 60 fueron testigos de la aparición, especialmente en la cultura popular, de visiones de estos centros que los pintaban bajo una luz deprimente y escabrosa. Aparte del impacto, que ya hemos mencionado, de la publicación de Alguien voló sobre el nido del cuco de Ken Kesey en 1962, varias novelas y películas, ya comentadas, exploraban y dramatizaban las tristes y extrañas vidas de los internados en hospitales mentales. Por ejemplo, en City Psychiatric (1965) Frank Leonard relataba sus experiencias como celador en el hospital psiquiátrico de Bellevue, que según su descripción era otro circulo más del infierno, lugar infecto en el que los pacientes, convertidos en desechos humanos, convivían con sus propias heces y sus orines. Los miembros del hospital que luchaban por mejorar sus condiciones eran irremediablemente despedidos.

Es dentro de ese contexto, en el que en 1966 un joven abogado graduado por Yale llamado Frank Wiseman y un antropólogo de Harvard llamado John Marshall, obtuvieron el permiso de las autoridades para filmar en el interior de la Institución Correccional para los Criminales Enfermos de Massachusetts en Bridgewater. El documental que produjeron con lo que allí encontraron se convertiría en la primera película estadounidense en ser censurada por motivos que no fueran por obscenidad o seguridad nacional. No pudo ser estrenada normalmente hasta que una decisión judicial la liberó en 1997.

Y es que Titicut follies es el documental más devastador y brillante jamás producido sobre los hospitales mentales, con permiso de Mones com la Becky (Joaquim Jordà y Núria Villazán, 1999). Se abre con una sórdida y surreal actuación musical de varios guardas en un festival de Navidad. A partir de ahí comienza un desfile de pacientes desnudos, esqueléticos, rapados, lo que junto con la granulada fotografía en blanco negro, genera una evidente analogía con las imágenes de los campos de concentración nazis, Los internos están reducidos a un estado de vulnerabilidad dolorosísimo, tanto por su enfermedad como por las condiciones materiales en las que se encuentran. Son sometidos a un trato vejatorio por los guardias, que les humillan y ningunea y que, para colmo se ríen y burlan de ellos, de sus olores y sus circunstancias porque, como sabemos, en último término el mal es banal. En resumen, Bridgewater se nos aparece como el Auschwitz de América.

La incomodidad del documental se eleva cuando entra en escena el psiquiatra del centro, un hombre sucio y grasiento, de acento eslavo y dentadura ausente, que muestra un interés insano y perverso para con las predilecciones y gustos de un joven pedófilo al que entrevista al comienzo del documental, al que pregunta una y otra vez cómo se lo hacía con chiquillos de 11 años y qué sentía al hacerlo. Más tarde, en una de las escenas más demoledoras del documental, un joven paciente argumenta frente al psiquiatra que quiere ser devuelto a la cárcel, que no sufre ninguna enfermedad mental, que las medicinas que se le suministran no le sirven y que está en perfecto estado. El doctor, por supuesto, se burla de él entre bromas condescendientes. Todo eso sería pasable si no fuera porque unos minutos después el interno se presenta frente al comité que ha de juzgar su caso. Su vehemencia y su argumentación son vistos como indicios de agresividad y de paranoia, no de cordura, y se recomienda la administración de sedantes aún más fuertes que le sumirán sin duda en un pozo sin salida.

Titicut follies posee momentos difíciles de contemplar, que pueden provocar un rechazo frontal en muchos espectadores, como por ejemplo la escena en la que un paciente que se niega a comer es alimentado con una sonda por la nariz en unas condiciones lamentables. Pero también posee momentos muy hermosos, como aquel en el que se intercala la limpieza y maquillaje del cadáver de un interno con imágenes de cuando vivía, oscuro, escuálido y silencioso, deslizándose hacia el olvido, el mismo olvido del que Titicut follies quiere rescatarlo con sus imágenes.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: